abril 22, 2024

Colosenses 3:1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

Al creyente del siglo 21 le ha tocado vivir en el tiempo de mayor distracción en la historia del mundo. El avance en los medios de comunicación y el entretenimiento, han creado un sin número de carnadas que luchan por nuestra atención.

Ante esta realidad, el cristiano debe atender al consejo de Dios en esta escritura. Echemos a un lado toda distracción. Pongamos la mira, es decir, nuestra mente en las cosas de arriba.

Llamados a buscar

En primer lugar, somos llamados a buscar lo celestial. Para buscar las cosas de arriba, se necesita orar y meditar en la palabra de Dios. No hay otro método dado por el Señor. Estos son los medios de comunicación con el cielo.

Así que, debemos sacar tiempo para buscar a Dios. Y hoy en día, muchos tenemos gran dificultad en administrar bien el tiempo.

Pero podemos remover esa dificultad si ponemos a Dios en primer lugar. En Mateo 6:33, Jesús nos enseña a buscar primero el reino de Dios y su justicia. Esto nos muestra cuál debe ser nuestra prioridad.

Mirar las cosas de arriba

En segundo lugar, somos llamados a mirar o poner nuestra mente en las cosas de arriba.

Todos tenemos que batallar con las distracciones de cada día; las cuales aumentan más y más. ¿Por qué? ¿Qué está causando que estemos distraídos más que nunca?

Podría mostrar una lista interminable de causas. Pero una que quiero señalar es el avance de la tecnología en el entretenimiento.

Vivimos en un mundo saturado de móviles inteligentes. Estos dispositivos están cargados de aplicaciones adictivas. A través de ellas tenemos acceso a todas la redes sociales; y las redes nos roban el tiempo de la oración y la palabra de Dios.

Si pasamos el tiempo atados a las imagenes de nuestros móviles, cómo podremos pasar tiempo con Dios. Hoy más que nunca necesitamos escuchar el mensaje de Colosenses 3. Dejemos de mirar hacia abajo, y pongamos la mente en el Señor.

Los resucitados pueden vencer

Para muchos de nosotros será dificil obedecer al llamado de Colosenses 3:1. Pero si hemos resucitado con Cristo, tenemos el poder de poner la mira en Dios. Con su poder podemos vencer las distracciones de este mundo.

La expresión del versículo uno indica que el que ha resucitado con Cristo, debe naturalmente poner su mirada en Él. Su poder nos libró de la esclavitud del pecado. Por lo tanto, no hay nada que nos pueda atar a este mundo. Se trata de amar a Dios, más que a las cosas de este mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *