SALMO 23

shepherds-sheepEl Salmo 23 es una de las citas bíblicas más conocidas en el mundo. Muchos de nosotros lo sabemos de memoria, mientras que otros solo lo utilizan para recuerdos de funerales, o como un amuleto de buena suerte, entre otras cosas. Pero a pesar de que es muy conocido, muchos no conocen el verdadero poder de sus palabras.

A través de los años, este salmo ha sido una fuente de refrigerio y fortaleza para mi alma, especialmente en los momentos más difíciles de mi vida. Y es por esta causa que deseo exponer la luz que emana de estos versículos, y espero que sean de bendición para su vida.

El versículo uno dice:
1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.

Aquí encontramos que David hizo una declaración acerca de quién era Dios para él. En sus palabras de inspiración, él comenzó utilizando el nombre sagrado de Dios revelado en su palabra.

Jehová, del hebreo yehôvâh: (el) auto existente o eterno (YHVH). Esta es la definición o traducción más conocida en la teología bíblica, aunque no la única. El profundo significado de su nombre no se puede alcanzar a través de dicionarios o comentarios bíblicos.

Sin embargo, lo poco que entendemos acerca de su nombre es suficiente para motivarnos a confiar en él como Pastor. No dependemos de un ser creado para nuestro sustento y protección, sino que dependemos de aquel de quien dependen todas las cosas.

Cuando usted se da cuenta de que el “Gran YO SOY”, el Eterno Dios pastorea su vida, se sentirá confiado y seguro en medio de la prueba. Cuando esté en medio de pruebas y tribulaciones, podrá descansar en sus promesa.

La otra palabra clave es “mi pastor.” ¿Qué es un pastor? ¿Cuales son sus funciones?

Un pastor debe cuidar de un rebaño de ovejas o ganado, proveyendo sustento y protección. Ahora, cuando David declara que Jehová es su pastor, lo que él está diciendo es: “el YO SOY, el Dios Eterno, Él me alimenta, Él me protege, Él me guarda, Él me guía, Él me da lo que yo necesito, Él cuida de mi.”

David sabía muy bien lo que era un buen pastor, porque antes de ser rey, este era su oficio. En 1 Samuel 17:36-37, David relata como Dios lo libró de las de las garras del león y del oso cuando protegía sus ovejas.

Si un hombre débil e imperfecto puede hacer cosas semejantes, cuanto más nuestro Dios cuidará de nosotros.

Jesús dijo: “el buen pastor su vida da por las ovejas.” Él vivió al pie de la letra estas palabras cuando fue a la cruz para darnos, por medio de su sangre, salvación y vida eterna.

Al conocer la fidelidad de Dios en su vida, David podía decir “nada me faltará.” Un pastor malo podría descuidarse de las ovejas a su cuidado, pero nuestro pastor celestial no va a fallar en darnos lo necesario en esta vida.

Es obvio que esta no es una promesa de ausencia de problemas y dificultades en nuestro andar con Dios. Más bien, es una promesa de confianza en la providencia de Dios, quien no nos dejará ser probados más allá de nuestras fuerzas.

2 En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará.

Como parte de sus responsabilidades, el pastor debía sacar las ovejas a los lugares donde se encontraba el pasto. Las ovejas son animales que no saben como sobrevivir, sino no son guiadas al lugar de su alimento.

Ahora bien, algo interesante en esta escritura es que Dios nos lleva a pastos delicados no solo para alimentarnos, sino para hacernos descansar. El verbo “descansar”, en hebreo rabat, se puede traducir como reclinar, reposar, acostar. O sea, lo que David nos dice es “Jehová me hará recostarme, o reclinarme.”

En un sentido espiritual, esto significa que en los momentos en que estamos cansados por las batallas en el espíritu, el Señor Jesús nos dará su reposo restaurador. A través de la guía del Espíritu Santo, Él nos conducirá a los delicados pastos de Su palabra.

Mateo 11:28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

3 Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

El verbo confortar tiene diferentes definiciones, pero en este contexto, confortar se refiere a restaurar y refrescar. En el alma humana se encuentran la voluntad, los sentimientos, y el intelecto. Cada una de estas áreas del ser humano necesita refrigerio espiritual, porque frecuentemente son golpeadas por los dardos de fuego del maligno.

En cuanto a la promesa de la guía de Dios, así como las ovejas se pierden fácilmente sin la dirección del pastor, nosotros también nos podemos extraviar de la justicia sin la guía del Señor.

Gracias a nuestro Señor Jesucristo, en el nuevo pacto de gracia el buen Pastor nos dirige por el Espíritu de Dios que mora en nosotros (Juan 16:13; Romanos 8:14).

4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

El valle de sombra de muerte no es un lugar geográfico que podamos señalar. Este valle puede ser un momento de gran dificultad en nuestras vidas. Puede ser una experiencia de dolor profundo en el corazón. Hay tantos valles de sombra de muerte.

A pesar del terror de ese valle, David no temía pasar por ese lugar tenebroso, no porque fuera fuerte y valiente, sino porque Dios estaba a su lado para defenderlo. La presencia de Dios es fuente de confianza y seguridad.

5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.

Aquí podemos ver la ternura de nuestro Dios. El Señor ama tanto a sus ovejas que se encarga de preparar un banquete que puedan disfrutar delante de sus adversarios.

Para mi esto significa que cuando Dios nos bendice, el diablo y sus demonios, observan llenos de envidia cómo Dios cuida de nosotros.

6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Antes de su muerte, Moisés le leyó al pueblo de Israel las bendiciones y maldiciones escritas en la Ley. Les advirtió que su obediencia iba a determinar cuál de estos dos los seguiría.

Si la gente obedecía los mandamientos del Señor, todas las bendiciones que prometió les iban a seguir a todas partes.

David creyó a las promesas de la Palabra y estaba seguro que al andar en ella, Dios le daría bien y misericordia siempre.

“El bien y la misericordia son los viandas básicas de la mesa preparada por Dios para él. El hombre necesita el bien para suplir todas sus necesidades, y la misericordia para cancelar todos sus pecados.” Preacher´s Homiletical

EL CRISTIANO Y LA INTEGRIDAD

pouring waterUno de los temas que deberíamos discutir con más frecuencia en nuestras iglesias, es el de la integridad del creyente. La falta de enseñanza bíblica acerca de esta virtud, ha sido la causa de grandes caídas de líderes del pueblo de Dios. Sabemos que si ignoramos el consejo de Dios en alguna área de nuestras vidas, sufriremos las consecuencias de nuestra ignorancia.

El concepto integridad se deriva del término de origen latino integrĭtas, y hace hincapié en la particularidad de íntegro y a la condición pura de las vírgenes. Algo íntegro posee todas sus partes intactas o, dicho de una persona, hace referencia a un individuo correcto, educado, atento, probo e intachable. http://definicion.de/integridad/

Desde el punto de vista espiritual, somos íntegros solo si andamos en obediencia y rectitud delante de Dios.

Mucha gente miden la madurez espiritual de un creyente por la cantidad de dones espirituales que posee, o por cuan ungido sea vea el individuo. Pero muchos de estos ungidos hacen hacen grandes obras para Dios, y a la misma vez avergüenzan el evangelio con su manera de vivir. Nuestro Señor Jesucristo dijo, “por sus frutos los conoceréis.”

Mucha gente miden la madurez espiritual de un creyente por la cantidad de dones espirituales que posee, o por cuan ungido pueda aparentar el individuo. Pero muchos de estos ungidos hacen grandes obras para Dios, y a la misma vez avergüenzan el evangelio con su manera de vivir. Nuestro Señor Jesucristo dijo, “por sus frutos los conoceréis.”

Veamos algunos ejemplos de hombres íntegros en las Escrituras:

La integridad de David

Y si tú anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre, en integridad de corazón y en equidad, haciendo todas las cosas que yo te he mandado, y guardando mis estatutos y mis decretos… 1 Reyes 9:4

En esta escritura encontramos como Jehová le habló al rey Salomón durante el comienzo de su reinado. El Señor le indicó como debía comportarse si deseaba tener éxito en su vocación y un reino firme en Israel.

Dios tomó la vida de su padre como el modelo que él debía seguir en sus decisiones y resaltó la integridad de su corazón.

Aunque David no fue perfecto y tuvo grandes fracasos en su vida, para Dios, es como si su siervo nunca había caído ni cometido estos pecados. Cuando Dios perdona a sus hijos, Él no les recuerda sus derrotas. David era íntegro de corazón porque pudo pedir perdón por sus pecados y nunca abandonó la fe en el Señor yéndose tras la idolatría.

¿Como sabemos que David andaba en la integridad de su corazón? Creo que el amor sincero que demostraba en su adoración, era la evidencia de su inegridad. En algunos salmos él expresaba su anhelo por más de la presencia de Dios. David era un hombre que vivía enamorado de la gloria de Dios.

La integridad de Job

Job and friends

Otro varón a quien Dios reconoció como justo e íntegro fue el patriarca Job. La Biblia dice que este hombre era perfecto y recto, reverente a Dios y que odiaba el mal.

Un día, Satanás se presentó ante Jehová después de haber rondado la tierra, y Jehová le preguntó qué pensaba del testimonio de su siervo Job.

La respuesta de Satanás fue acusar a Job de ser creyente por los beneficios que había recibido de Dios. Si Dios le quitara todas sus posesiones, decía él, de seguro maldeciría al Señor.

Dios le permitió a Satanás destruir todos los bienes de Job, e incluso matar sus hijos. Pero el adversario quedó avergonzado y humillado porque Job se mantuvo fiel al Señor.

Job 2:3 Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal, y que todavía retiene su integridad, aun cuando tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa? 

Aunque Satanás destruyó todo lo que Job poseía, él pudo permanecer fiel en medio del dolor de las perdidas. Él supo apreciar más su relación con Dios que las bendiciones temporales de esta vida.

El diablo fracasó en su apuesta contra el carácter de Job, pero la verdad es que hay quienes sirven al Señor solo si todo les va bien.

¿Cuántos de nosotros permanecemos fieles siempre y cuando no nos vaya mal? ¿Qué precio tiene nuestra fidelidad y rectitud? ¿Cómo reaccionamos en los momentos de dolor?

Para continuar amando al Señor en tales circunstancias, es necesario confiar en la bondad de Dios y su amor hacia nosotros.  Estoy seguro de que mientras Job lloraba por la muerte de sus hijos, el enemigo atacó su mente con mentiras acerca de la bondad de Dios. Pero a pesar de que no podía entender por qué todo este mal había llegado a él, Job fue capaz de perseverar en su fe.

Después de haber fallado en su ataque contra el siervo de Dios, Satanás subió de nuevo al cielo. Esta vez se presentó ante el Señor con una teoría que explicaba la razón de su derrota.

Job perdió toda su riqueza material e incluso sus diez hijos, pero aún tenía su salud, afirmó Satanás. Así que le pidió permiso a Dios para atacar a Job con la tortura del dolor (Job 2:7).

Job 2:9 Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.

Hay tiempos de pruebas difíciles para los hijos de Dios. A veces, las personas que amamos pueden convertirse en la boca del enemigo para cuestionar o ridiculizar nuestra fe.

Sin embargo, aun si nuestros amigos y familiares no pueden entender por qué Dios nos permite atravesar esas situaciones, debemos seguir el ejemplo de Job y mantener nuestra integridad ante Él.

La Biblia nos dice que después de Job haberlo perdido todo, excepto su vida, sus amigos vinieron a visitarlo y consolarlo. Pero después de haber expresado su pésame y luto por su situación, estos hombres se volvieron en fiscales que lo acusaban de haber cometido algún pecado oculto.

En su lógica humana, estos tres hombres pensaban que no era posible que a Job le vinieran todos estos males si él hubiese andado en integridad y obediencia delante de Dios. Sus continuas acusaciones llevaron a Job a defender su testimonio con intensidad hasta el fin.

Job 27:5 Nunca tal acontezca que yo os justifique; Hasta que muera, no quitaré de mí mi integridad.

Aquí Job quiere decir: “No confesaré (o estaré de acuerdo) con su dicho, de que no soy recto.” Creo que es muy importante para nosotros el estar seguros de nuestra integridad y rectitud delante de Dios y los hombres. Esta seguridad nos mantendrá firmes en el camino del evangelio.

Los íntegros habitarán en su santuario

Salmos 15:1 Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo?

El Salmo 15 es la clave para los adoradores que desean entrar y permanecer en la presencia de Dios. Este capítulo revela los requisitos de Dios para aquellos que desean morar en su tabernáculo.

Cuando la Biblia habla del tabernáculo, se refiere al santuario celestial donde está el trono de Dios. Por lo tanto, si queremos tener comunión con el Señor, es importante saber cuáles son las características necesarias para vivir en la presencia de Dios.

  • El que anda en integridad
  • Hace justicia
  • Habla verdad en su corazón
  • No calumnia con su lengua
  • No hace mal a su prójimo
  • No admite reproche contra su vecino
  • A sus ojos el vil es menospreciado
  • Honra a los que temen a Jehová
  • Jurando en daño suyo, no por eso cambia
  • Su dinero no dio a usura
  • Contra el inocente no admitió cohecho

El salmo termina diciendo que “el que hace estas cosas, no resbalará jamás.” El creyente íntegro puede estar confiado en que el Señor lo guardará sin caída por su gracia y misericordia.

Esta lista parece imposible de cumplir, pero en estos tiempos tenemos recursos que no existían en el antiguo pacto. Hoy podemos caminar de acuerdo con la voluntad de Dios, si dependemos de su gracia y del poder del Espíritu Santo.

Salmos 101:2 Entenderé el camino de la perfección Cuando vengas a mí. En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa.

El salmista nos enseña que la integridad no debe ser medida por nuestro comportamiento delante de los demás, sino que en lo oculto de nuestro corazón y en la privacidad de nuestro hogar es donde realmente mostramos quienes somos. ¿Cómo nos comportamos cuando “nadie” nos ve?

Si nos damos cuenta de que en nuestra privacidad estamos desobedeciendo la Palabra de Dios y tenemos pensamientos perversos en nuestros corazones, debemos arrepentirnos y orar por la liberación.

Es esencial velar por la salud de nuestro hombre interior. De esta manera nos mantendremos santos e íntegros por dentro y por fuera. De esta manera podremos seguir los pasos del Maestro.

Otros versículos acerca de la integridad:

EL AYUNO BÍBLICO

Mucha gente practica el ayuno por razones de salud o por motivos médicos, mientras que otros lo practican por motivos religiosos.

El ayuno forma parte esencial de los ritos y creencias de algunas religiones y sectas en el mundo.

Pero para quienes hemos recibido la revelación del Evangelio de Jesucristo, el ayuno no es un mero rito religioso, sino una arma poderosa en la intercesión y la guerra espiritual.

Es por esto que debemos aprender a ayunar como nos enseña la palabra de Dios, pues solo así seremos efectivos en esta labor espiritual.

Algo digno de señalar es que Dios no nos dejó mandamientos ni leyes específicas en cuanto al ayuno, aunque de una manera indirecta, sí dio a entender que debemos practicarlo

Como no hay un mandadto específico a ayunar muchos creyentes no creen en el ayuno. Muchos se apoyan bajo el texto que dice: “misericordia quiero y no sacrificios” para apoyar su posición. Estos enseñan que el ayuno era una práctica de los tiempos antiguos y por lo tanto, no tiene ninguna relevancia en este tiempo.

Sin embargo, es precisamente porque el ayuno no está basado en la ley o un mandamiento del Nuevo Testamento, qué es tan trascendental e importante para el pueblo de Dios. Como este fue practicado en el antiguo y en el nuevo pacto por grandes siervos de Dios, se da por sentado que también hoy en día es necesario ayunar con el mismo fervor para Dios.

La necesidad del ayuno

El argumento más poderoso a favor del ayuno para hoy lo tenemos en nuestro Señor Jesucristo. Si Jesús siendo el hombre perfecto tuvo que ayunar, cuanto más nosotros que somos como hojarasca delante de él.

Además de esto, Cristo nos reveló que hay géneros de demonios que no salen si no es con oración y ayuno (Mateo 17:21). Estas palabras de Jesús demuestran cuan importante es el ayuno para ministrar liberación a los cautivos. Ay de nosotros si no hacemos caso a las palabras del Maestro.

Tampoco podemos pasar por alto que cuando Jesús fue confrontado porque sus díscipulos no ayunaban como los de Juan y los de los fariseos, el Señor les dijo que cuando él les fuera quitado, entonces ellos ayunarían (Lucas 5:33-35).

La iglesia ha practicado el ayuno desde que nuestro Señor voló para sentarse a la diestra del Padre en el cielo, y seguirá haciéndolo hasta el día cuando levante a su pueblo.

Dios es Soberano

La primera vez que encontramos la palabra ayuno en la Biblia es 2 Samuel 12:16-23, en donde se relata el momento cuando el rey David oró a Dios por la vida del niño que tuvo cuando pecó con Betsabé.

La Biblia dice que Dios había determinado que ese niño iba a morir como consecuencia del pecado de David.

Cuando David oyó estas palabras, él supo que lo único que podía hacer era interceder en ayuno y oración para que Dios tuviera misericordia de él, y salvara la vida del niño.

La historia nos dice que Dios no contestó la oración de David. Pero cuando el niño murió entonces David adoró a Jehová y después terminó su ayuno.

Esta experiencia de David nos muestra que aunque el ayuno es de gran utilidad en la intercesión y la búsqueda de Dios, esto no quiere decir que podamos manipular a Dios con él. Dios es soberano y siempre hará como él quiera.

David oró y ayunó porque sabía que después de la profecía que le fue dada no tenía ningún otro recurso para pedir misericordia. Pero algunos creyentes ayunan creyendo que esto hará que Dios les conceda cualquier cosa.

El ayuno es importante y necesario, pero debemos hacerlo con la actitud correcta.

El ayuno que agrada a Dios

Ahora bien, ¿cómo se debe ayunar? En Isaías 58:1-8 el Señor le enseña a su pueblo qué tipo de ayuno es el que le agrada.

1 Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado. 2 Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios; me piden justos juicios, y quieren acercarse a Dios.

Parece extraño que esa gente buscara a Dios y deseara conocer sus caminos, y que a la misma vez dejaran la ley de Dios y vivieran en rebeldía. Pero esa búsqueda y humillación no era más que religiosidad e hipocresía.

3 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.

Es posible que al ayunar no veamos los resultados que deseamos porque estamos enfocados en satisfacer nuestros deseos. Es decir, que en vez de aprovechar el tiempo para clamar por las almas y el bienestar de las iglesias, ayunamos para pedir por cosas materiales que desea nuestra carne.

4 He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto.

Otro factor importante es cómo nos llevamos con los demás. ¿Acaso vengo a orar y ayunar al templo cuando estoy enemistado con mi hermano? ¿O será posible que mientras estoy buscando el rostro de Dios me rehuse perdonar a quienes me han ofendido? ¿Cómo esperamos que Dios oiga nuestra voz cuando estamos muertos espiritualmente?

En estas palabras el Señor expone la hipocresía de esta gente así como lo hizo en Zacarías 7:5.

5 ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová?

La demostración externa del ayuno no impresiona al Señor.

6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? 7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? 8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.

Aquí encontramos el verdadero propósito del ayuno. No se trata de enfocarnos en nuestras necesidades y deseos, sino en mirar a quienes necesitan ayuda y ministrarles en sus necesidades.

La falta de compasión por los perdidos y el egocentrismo son las razones por la que la iglesia ha perdido poder en los últimos tiempos. Es necesario volver a interceder de corazón por los que se pierden. Solo así podremos impactar al mundo para Cristo.

Jehová le dijo a su pueblo que si ellos seguían su consejo y ayunaban como él quería, iban a recibir estos beneficios: luz, salvación, justicia, y la gloria de Jehová los guardaría.

Que Dios nos ayude a volvernos a la palabra de Dios, buscandole en ayuno y oración, para que podamos ver el nombre de Jesús glorificado en toda la tierra.