CIUDADANOS DE UN REINO INCONMOVIBLE

Image by ykaiavu from Pixabay

Aunque estamos en el mundo, no somos de este mundo. En Filipenses 3:28-29 dice: “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.”

Todo el que ha nacido de nuevo se convierte en ciudadano del reino de los cielos. Un ciudadano es aquel que vive bajo las leyes y constitución de una nación; quien disfruta de ciertos privilegios conferidos por el estado. Pues como ciudadanos del reino de Dios, nuestras leyes y constitución son las Sagradas Escrituras. Ellas nos mandan a no temer, sino a confiar en el Señor.

Al ser parte de este reino inconmovible, el creyente no debe pensar como los demás. Su reacción ante las crisis de esta vida debe ser de una actitud de fe. Como ciudadanos del reino de Dios tenemos derechos o beneficios que el diablo no nos puede robar. Estos derechos son conocidos como preciosas y grandisimas promesas (2 Pedro 1:4).

Uno de los beneficios de nuestra ciudadanía celestial, es el cuerpo de gloria que nos dará Cristo cuando venga a levantar su iglesia. 1 Corintios 15:50-53 No podemos imaginarnos la grandeza de nuestra herencia. ¿Qué significa tener un cuerpo semejante al de Cristo? ¡Aleluya!

Hebreos 12 habla de como Dios castigó a aquellos que rechazaron su gracia en el antiguo pacto. En aquel tiempo el Señor estremeció la tierra a causa de la desobediencia. El texto continúa: Y esta frase, Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia. Hebreos 12:27-28

La crisis actual ha paralizado el mundo. Las economías de las naciones están siendo estremecidas. Pero aunque los reinos del mundo se estremescan en su impotencia, la iglesia del Señor Jesucristo ha recibido un reino inconmovible que no tendrá fin.

Por lo tanto, ¿cómo debes enfrentar la pestilencia que aterroriza al mundo? Si eres lavado con la sangre de Cristo, simplemente sirve al Señor con toda reverencia, siendo agradecido, y no olvides tu ciudadanía celestial.

COMBATIENDO EL ESPÍRITU DE MOLOC

Cámara de la Asamblea de Nueva York

El 22 de enero del 2019 el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo firmó una ley que expande y protege el acceso de las mujeres al aborto, aun si algún día la Suprema Corte anulara el aborto en la nación, y sin importar qué cambios se den en Washington.

La ley firmada por el gobernador Cuomo no solo preserva el acceso al aborto, sino que también remueve el aborto del código criminal del estado. Esto protegería a los médicos o profesionales médicos que practican abortos en un proceso penal. La ley ahora también permite que los profesionales médicos que no son doctores realicen abortos en Nueva York.

La ley también aborda los abortos tardíos. Según la Ley de salud reproductiva de Nueva York, los abortos pueden realizarse después de 24 semanas si el feto no es viable o cuando es necesario para proteger la vida de la madre. https://www.cnn.com/2019/01/23/health/new-york-abortion-measures-trnd/index.html

PROPUESTA EXTREMA EN VIRGINIA

Como si esto fuera poco, una semana después de que se firmara esa ley inicua en Nueva York, una legisladora demócrata en la Cámara de Delegados de Virginia propuso un proyecto de ley el martes que permitiría los abortos hasta el final del tercer trimestre del embarazo.

El videoclip de esa sesión de la Cámara de Delegados se ha vuelto viral debido a la naturaleza impactante de dicha propuesta.

Cuando al gobernador de Virginia, Ralph Northam (D.) se le preguntó si apoyaba esa propuesta de ley, y que explicara lo que la legisladora quiso decir, dio la respuesta más extraña y cobarde que un político podría dar.

“Si una madre está en labor de parto, puedo decirle exactamente lo que sucedería. El bebé sería dado a luz. El bebé se mantendría cómodo. El bebé sería resucitado si eso es lo que desearan la madre y la familia, y luego vendría una discusión entre los médicos y la madre “, dijo Northam, aludiendo al médico y a la madre discutiendo si el bebé nacido debe vivir o morir.

En pocas palabras, este señor dijo que esa propuesta de ley permite que se realice un aborto después del nacimiento del bebé.

Aunque lo que ocurrió en Virginia sea solo una propuesta y no una ley todavía, el hecho de que se llegue a pensar cosas semejantes es una muestra más de que estamos viviendo en los tiempos del fin.

EL ESPÍRITU DE MOLOC ANDA SUELTO

Moloc

Sin embargo, esta iniquidad y asalto en contra de los niños no es nada nuevo. Desde los tiempos antiguos, en muchas culturas se han practicado los sacrificios humanos, y la ofrenda de recién nacidos para los dioses.

En los tiempos bíblicos muchos adoraban al dios “Moloc, también deletreado Molec, una deidad cananea asociada en las fuentes bíblicas con la práctica del sacrificio de niños. El nombre se deriva de la combinación de las consonantes del melec hebreo (“rey”) con las vocales de boshet (“vergüenza”), este último a menudo se utiliza en el Antiguo Testamento como una variante del dios popular Baal (“Señor”).

En la Biblia hebrea, Moloc se presenta como una deidad extranjera a la que a veces se le concedió ilegítimamente un lugar en el culto de Israel como resultado de las políticas sincréticas de ciertos reyes apóstatas. Las leyes dadas a Dios por Moisés prohíben expresamente a los judíos hacer lo que se hizo en Egipto o en Canaán. “Y no des hijo tuyo para ofrecerlo por fuego a Moloc; no contamines así el nombre de tu Dios. Yo Jehová. (Levítico 18:21).

Sin embargo, se reporta que reyes como Acaz (2 Reyes 16:3) y Manasés (2 Reyes 21: 6), habiendo sido influenciados por los asirios, adoraban a Moloc en el sitio de Tofet, fuera de los muros de Jerusalén.

Este sitio floreció bajo el hijo de Manasés, el rey Amón, pero fue destruido durante el reinado de Josías, el reformador. “ Asimismo profanó a Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom, para que ninguno pasase su hijo o su hija por fuego a Moloc.” (2 Reyes 23:10).” https://www.britannica.com/topic/Moloch-ancient-god

La Biblia nos enseña que el ídolo nada es, pero que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican (1 Corintios 10:19-20). Esto quiere decir que aunque hoy en día no veamos una estatua de Moloc recibiendo en sus manos ardientes a niños indefensos, el espíritu maligno que se escondía detrás de esa estatua está operando en el mundo hoy.

Moloc y los demás demonios que inspiraron a los paganos de diferentes culturas a cometer infanticidio en masa en el pasado, son los que están inspirando a hombres y mujeres faltos de toda moral y temor de Dios a apoyar la ejecución de vidas inocentes.

Hoy en día no tenemos altares con hornos de fuego que consuman las víctimas del sacrificio. En este tiempo los altares de Moloc son un sin número de clínicas de aborto donde miles y miles de inocentes perecen sin poder defenderse de sus agresores.

SEAMOS LAMPARAS EN LO ALTO

Como hijos de Dios, lavados con la sangre de Cristo, ¿qué podemos hacer para combatir esta maldad en nuestra sociedad? No podemos acudir a la política, aunque sí debemos estar involucrados en el proceso político de la nación. Tampoco podemos depender o confiar en legislaciones, aunque sí debemos demandar leyes justas, porque el problema del pecado es espiritual.

La razón por la que el enemigo ha ganado ventaja contra la iglesia es porque nuestra luz está escondida entre los gobernantes y el pueblo que gobiernan.

Jesús dijo: “15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” Mateo 5:15-16

Debemos como iglesia levantar en alto nuestra lámpara y alumbrar al mundo con la palabra de Dios. Necesitamos líderes que se levanten con autoridad y reprendan a los gobernantes con espíritu apacible. Debemos ser la sal de la tierra anunciando el evangelio de nuestro Señor Jesucristo llenos del poder Dios.

Cuando Esteban fue llevado ante el sanedrín en Jerusalén para ser juzgado por predicar el evangelio, él aprovechó su defensa para instruir a los escribas y fariseos acerca de los pecados de Israel y hablarles acerca de Cristo.

En un momento clave de su discurso, él les citó la reprensión de Dios contra Israel por medio del profeta Amós.

“Antes bien llevasteis el tabernáculo de Moloc,
Y la estrella de vuestro dios Renfán,
Figuras que os hicisteis para adorarlas.
Os transportaré, pues, más allá de Babilonia.”
Hechos 7:43

Esta porción de la palabra de Dios nos enseña que para combatir el espíritu de Moloc en el tiempo de la gracia, es necesario anunciar el mensaje de salvación.

Como dijo un evangelista del pasado, la predicación del evangelio va a traer como resultado una de dos reacciones de los oyentes, “o se arrepienten de sus pecados, o se enojan por el mensaje.” En el caso de Esteban, los que oyeron sus palabras se enfurecieron en sus corazones, y resistieron el toque del Espíritu Santo.

Aunque muchos se molesten por nuestra predicación y testimonio, debemos ser valientes y levantar la voz en contra de la injusticia y la maldad.

PENSANDO EN EL SEÑOR

pexels-photo-414612

Isaías 26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.

 

Yo soy un testigo del poder y fidelidad de esta escritura. En muchas ocasiones he visto como mi alma se ha llenado de ansidedad cuando no medito en el Señor, y en vez de eso dejo que mi mente se distraiga con pensamientos vanos.
Pero cuando me vuelvo a Dios y pienso en sus promesas, mi corazón es inundado de paz, seguridad y confianza.

Vivimos en un mundo enloquecido por la maldad; lleno de conflictos, divisiones, e histeria colectiva. A veces, estos males de la sociedad logran penetrar la mente del creyente con pensamientos mentirosos que le hacen dudar del mensaje del evangelio.

Al aceptar la duda en su corazón, el creyente le da acceso a los espíritus malignos para que ataquen su mente y sus emociones. Es por esto que muchos cristianos pierden la paz de Dios en sus vidas. Por lo tanto, es necesario que acudamos a la fuente de esperanza y fortaleza para los hijos de Dios, su Santa Palabra.

LA PROMESA

La promesa de Isaías 26:3 nos da la clave para salir victoriosos de los ataques del maligno, y nos muestra cómo podemos evitar perder la paz interior. Esta escritura nos enseña que aquel que piensa o medita en Dios siempre, es guardado en completa paz por el Dios Todopoderoso.

En otras escrituras la palabra guardar es utilizada en un sentido militar; “como cuando una ciudad es guardada por una guarnición en su interior, aunque sea rodeada en el exterior.” Jamiesson, Fausset, & Brown Commentary

La palabra pensamiento en este versículo viene del vocablo hebreo yêtser que también se puede traducir como “concepto, imaginación, o mente.” Una mente llena de Dios y su palabra no tendrá espacio para pensamientos malignos, ni para alojar los argumentos mentirosos del enemigo.

Ahora bien usted dirá, ¿quién puede permanecer pensando en Dios cada día de su vida? Pues obviamente este texto no está hablando de pensar en el Señor veinticuatros horas al día, siete días a la semana.

Más bien se refiere a mantener una relación con el Señor cada día de nuestras vidas; a estar conscientes de su presencia en nuestro diario vivir. Solo el vivir en el Espíritu nos permitirá tener este tipo de meditación.

LOS QUE SON DEL ESPÍRITU

Romanos 8:5-6 dice Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.

Vemos aquí que el tipo de pensamiento que guardamos en nuestra mente nos deja saber si estamos en el Espíritu o en la carne.

El pensamiento carnal es aquel que está acuerdo a los deseos malignos en nuestro cuerpo. Mientras que el pensamiento del Espíritu es el que está de acuerdo a la palabra de Dios y el fruto del Espíritu (Gálatas 5:21-23).

En Romanos 8 aprendemos que lo que pensamos, sea carnal o espiritual traerá consecuencias a nuestras vidas. Si siendo nacidos de nuevo, luego nos deleitamos en pensamientos pecaminosos vamos a perder la vida de Dios en nosotros. Si por el contrario, perseveramos pensando en el Señor y gozandonos en su palabra, vamos a tener vida y paz.

No tenemos porqué vivir como los que no tienen esperanza en el mundo. Como hijos de Dios tenemos la fuente de vida en nuestros corazones. Solo necesitamos permanecer conectados a la vid, ocupando nuestra mente en Dios, y confiando en sus promesas.

La promesa en Isaías 26:3 añade, “porque en ti ha confiado.” El que permanece meditando en el Señor desarrolla confianza en su Dios. Esta confianza viene a través de la fe en su palabra, y como resultado es guardado por la paz que nos da nuestro Señor Jesucristo. ¡Aleluya!