MATEO 24:29-30

Sun_and_Moon

E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

En estas palabras el Señor Jesús, nos enseña acerca de las señales del tiempo del fin, y de su venida visible a la tierra. La expresión clave aquí es, “después de la tribulación de aquellos días…” Es decir, la gran tribulación.

Ya que el versículo treinta habla de su venida visible en gloria, podemos conectar este texto con Apocalipsis 1:7 y 19:11. En estos versículos dice que cuando él regrese en las nubes todo ojo le verá, que vendrá para pelear en la batalla de Armagedón, y para rescatar al remanente de judíos que queden en Israel. 

Cuando se trata del estudio de la escatología, debemos ver las profecías bíblicas como las piezas de un gran rompecabezas diseminadas entre los 66 libros de la Biblia. Cuando juntamos las piezas del rompecabezas, logramos ver parte del cuadro o imagen que Dios quiere que veamos. 

En Mateo 24:31 encontramos una pieza que podemos colocar con Apocalipsis 19:11. El Señor Jesús les declaró a sus discípulos que en el momento en que él aparezca en las nubes, con poder y gran gloria, sus ángeles serán enviados para recoger a sus escogidos de entre las naciones.

Muchos consideran que este versículo se refiere al rapto de la iglesia porque se menciona la expresión “voz de trompeta”, al igual que en 1 Tesalonicenses 4:16. Sin embargo, esa escritura nos muestra que el arrebatamiento de la iglesia es un evento que ocurrirá en secreto, mientras que la venida del Señor en Mateo 24:30 será visible a todo el mundo. 

Además de esto, los creyentes seremos arrebatados en un abrir y cerrar de ojos, no tomados por los ángeles. Así que la pregunta es, ¿quiénes son los escogidos que serán recogidos el día de su venida? 

Aunque el texto no lo especifica claramente, es posible que esto se refiera a aquellos judíos que quedarán después de la gran tribulación. En algunos casos, el término “escogidos” es utilizado en las Escrituras para referirse solamente a Israel. 

En Apocalipsis 12 el Señor le reveló al apóstol Juan que durante los años de la gran tribulación habrá un remanente judío que será escondido y preservado por Dios. Así que, Mateo 24:31 nos muestra que cuando el Señor regrese a la tierra, estos judíos serán de los primeros que el Señor ha de reunir el día de su venida. 

SEÑALES DEL TIEMPO (vs. 32-34)

En el versículo 32, Jesús les recuerda a sus discípulos que así como ellos en lo natural podían percibir el tiempo del verano, también en el aspecto profético debían velar por las señales de su venida. 

autumn-fig-fig-tree-fruit-leaves

En el versículo 34 el Señor pronunció unas palabras que a través de los años han causado mucho debate en el campo de la escatología. “De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.” Vs. 34.

La pregunta que todos se hacen es: ¿de cuál generación estaba hablando Cristo?

El debate está entre aquellos que creen que todas las profecías de Mateo 24 ya se cumplieron en el pasado, y que los versículos que hablan de fenómenos y señales sobrenaturales antes de la venida del Señor, son simplemente alegorías y simbolismos en el discurso de Cristo. 

Por esto, ellos consideran que la expresión “esta generación” se refiere a la gente del tiempo de Cristo.

Mientras que los del otro lado creen que Mateo 24 se ha cumplido en parte, pero que las profecías que tienen que ver con el tiempo de la gran tribulación y la venida de Cristo aún faltan por cumplirse. 

Los de este grupo interpretan que en ese momento el Señor estaba hablando de la generación de judíos que van a ver las señales proféticas anunciadas aquí. 

Creo que si leemos cuidadosamente este texto vamos a reconocer que dentro de él hay información que no se puede aplicar a los judíos del primer siglo, sino que estas palabras están destinada para un tiempo futuro. 

LOS DÍAS DE NOÉ (vs. 35-39)

Ahora bien, aunque podemos reconocer el tiempo del fin al observar el cumplimiento de sus profecías, el Señor advierte que nadie sabe el día ni la hora, ni siquiera los ángeles de los cielos.

Una de las señales del tiempo del fin y de la venida del Señor “son los días de Noé.” ¿Qué ocurrió en los días de Noé? 

En ese tiempo la gente estaba viviendo sumergida en la maldad y la violencia (Gn. 6:5), y dice el Señor que no entendieron hasta que fue demasiado tarde para ellos. Lo mismo ocurrirá en la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Ahora bien, como dije antes, hay momentos en que el Señor describe algunos de los eventos proféticos sin seguir un orden cronológico. En el próximo versículo Jesús describe qué ocurrirá cuando el regrese a la tierra, y por los detalles que él da, parece estar hablando del rapto de la iglesia. 

Mateo 24:40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. 41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. 42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

Es este tipo de información que ha provocado muchas interpretaciones y desacuerdos en cuanto al tiempo del arrebatamiento de la iglesia. Si tratamos de armonizar todas las profecías de este capítulo y crear una línea cronológica de los eventos del fin, encontraremos dificultades como estas dentro del capítulo.  

Esta es la razón de que muchos vean Mateo 24 como un conjunto de profecías que no se deben encasillar en un orden cronológico, sino verlas como bloques informativos de los días postreros.

Observemos la importancia del versículo 44 para los creyentes de todos los tiempos.

Mateo 24:44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. 

EL SIERVO FIEL Y PRUDENTE (vs. 45-51)

Después de exhortar a los creyentes a estar preparados para el día de su venida, el Señor Jesús llama a sus siervos a permanecer fieles hasta el fin.

Como siervos de Dios, hemos sido encargados de llevar a cabo su obra en la tierra hasta que él vuelva. La obra de Dios consiste en ganar almas para el reino de los cielos. Lo que quiere decir que mientras esperamos por su regreso, debemos mantenernos ocupados en el avance del evangelio de salvación.

Pero si en vez de estar trabajando para Dios, nos envolvemos en el pecado y la maldad de este mundo, estaremos en peligro de ser sorprendidos en aquel día estando en rebeldía contra Dios. 

El Señor vendrá en el momento en que no esperamos, pero si vivimos rectamente para nuestro Dios no hay por qué temer el día en que venga por nosotros.