CARDIOLOGÍA ESPIRITUAL

Antes de explicar a qué me refiero con cardiología espiritual, veamos primeramente qué es la cardiología. De acuerdo a la Enciclopedia Británica, la cardiología es una especialidad médica que trata con el diagnóstico y tratamiento de enfermedades y desordenes del corazón.

Sabemos pues que esta disciplina médica se enfoca en tratar problemas del corazón físico del hombre. Pero en la Biblia Dios trata con el corazón espiritual del ser humano. 

¿Cómo sabemos que hay un corazón espiritual? ¿A que se referían los judíos cuando hablaban del corazón en las Escrituras?

En hebreo es la palabra leb y kardia en el griego. El diccionario de la Concordancia Strong la define de esta manera: “corazón; también usado figurativamente muy ampliamente para los sentimientos, la voluntad e incluso el intelecto, de manera similar para el centro de cualquier cosa.”

La palabra corazón es usada de tantas formas hoy en día, que quizas muchos ignoran el significado de esta palabra en la Biblia. Al hablar de cardiología espiritual, me refiero al examén que debemos hacernos en el hombre interior para tratar con los desórdenes espirituales que vienen a nuestras vidas (Proverbios 4:23).

Primeramente, veamos los diferentes usos de la palabra corazón.

  1. Organo bombeador de sangre: un organo hueco muscular que bombea sangre alrededor del cuerpo, en los humanos está situado en el centro del pecho con su vértice dirigido hacia la izquierda.
  2. Base de la vida emocional: la fuente y centro de la vida emocional, donde los sentimientos más profundos y sinceros están establecidos y donde una persona es muy vulnerable al dolor.
  3. El carácter: el carácter esencial de alguién.
  4. Compasión: la habilidad de sentir sentimientos humanitarios y altruistas.
  5. Afecto: amor, o una cálida admiración.
  6. Espíritu: la capacidad de valentía y determinación. Ej.: Ella puso todo su corazón y esfuerzo en hacer el negocio.
  7. Representación del corazón: una imagen simplificada y convencionalizada de un corazón, de una forma más o menos triungular, usada usualmente para significar el amor.
  8. La parte central: El centro distinctivo, significativo, y caracteristico de algo. Ej.: El centro de America.

El Hombre Interior

En el sentido bíblico, el corazón es la parte interior del hombre donde residen los pensamientos, el intelecto, las emociónes, etc. La Biblia nos muestra que en el corazón residen los pensamientos (Gn. 6:5).

Dios conoce la condición del corazón humano, ya hablando del corazón espiritual del hombre, que es «engañoso más que todas las cosas, y perverso…» Jeremías 17:9

Por esto, como cristianos lavados con la sangre de Cristo debemos entender que aun nuestros corazones deben ser tratados por Dios para llegar a tener un corazón conforme al suyo. Jesús declaró que el corazón es la fuente de la maldad que el hombre comete contra Dios.

En Marcos 7:21 el Señor nos da una lista de las maldades que salen del corazón.

  1. Los malos pensamientos
  2. Los adulterios
  3. Las fornicaciones
  4. Los homicidios
  5. Los hurtos
  6. Las avaricias
  7. Las maldades
  8. El engaño
  9. La lascivia
  10. La envidia
  11. La maledicencia
  12. La soberbia
  13. La insensatez

Debido a esta terrible realidad que debemos enfrentar, Dios tiene un metodo para tratar con estas enfermedades espirituales en nosotros. Él prueba y escudriña el corazón. Salmo 7:9; Jeremías 17:9-10

El Señor hará que entremos en situaciones dificiles e inesperadas para que en medio de ellas se manifieste como es en verdad nuestro corazón. Como el hombre piensa en su corazón así es él (Pr. 23:7). Tenemos por ejemplo el pueblo de Israel en el desierto (Deut. 8:2-3; He. 3:10, 12).

A veces es necesario entrar en un desierto porque sólo allí puede nuestro corazón oír la voz de Dios (Oseas 2:14).