JUDAS 1:14-15

4798980267_cc43b60f63_b

14 De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares,
15 para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.

En estos versículos Judas expone una profecía concerniente a la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo, y el juicio que él traerá sobre los apóstatas en el tiempo del fin. Sin lugar a dudas, lo que Judas nos revela aquí es de suma importancia en el campo de la escatología, pero ha habido mucho debate y controversia en cuanto a cuál fue su fuente de información. Es decir, ¿de qué libro o escrito sacó Judas esta profecía? 

Judas nos dice que la profecía fue dada por Enoc, séptimo desde Adán.  ¿Quién fue Enoc? La Biblia nos dice muy poco acerca de este varón de Dios. En Génesis 5 está la genealogía de los descendientes de Adán en donde se menciona brevemente a este personaje.

Génesis 5

21 Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. 22 Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. 23 Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. 24 Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

Así que Enoc fue un hombre que vivió tan cerca de Dios en su comunión y devoción, que Dios decidió llevárselo a una edad temprana en su vida. Sí, es verdad que era de 365 años de edad cuando fue llevado, pero en su tiempo los hombres vivían por más de 800 y 900 años de edad. 

Su secreto estuvo en que diariamente él caminaba con Dios. El caminar se refiere a la comunión que tuvo con Dios aún en las decisiones y acciones que tomaba en la vida. Enoc no dejaba de meditar en Dios aún cuando estaba envuelto en sus oficios personales y los de su familia.

Hebreos 11:5 nos dice la causa principal por la que Enoc fue traspuesto o “trasladado” en vida.

Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.

No sabemos a donde se lo llevó Dios porque la Biblia no lo dice, pero esta palabra nos muestra que actualmente, donde quiera que esté, Enoc está vivo.

Aunque la Biblia no nos revela ninguna de las palabras emitidas por este siervo de Dios mientras caminó sobre la tierra, hay un libro que lleva su nombre y pretende ser su obra profética. El libro de Enoc fue un manuscrito bien conocido en la antiguedad, pero desapareció del medio ambiente religioso después de haber sido rechazado por la iglesia del siglo 4to.

No hay ninguna evidencia bíblica que indique que Enoc haya escrito este o cualquier otro libro. De hecho, el libro de Enoc es una colección de varios volúmenes escritos en diferentes fechas, por varios autores, y mucho tiempo después de Enoc.

Hay tres versiones del libro, pero la primera versión, también conocida como “El Enoc Etíope” fue editado probablemente en el siglo I de nuestra era, y consta de varias partes escritas entre los siglos III a. C. y I d. C.

Hay muchos que consideran que el libro de Enoc no debió ser excluido del canon, especialmente porque Judas hace mención de su profecía en el capítulo 1. También hacen notar las profecías mesiánicas que se encuentran en el libro, especialmente el uso del título “Hijo del Hombre.”

Pero la fecha de su redacción no es la única razón por la que el libro de Enoc fue excluido del canon de la Santa Biblia. También está el hecho de que el libro contradice la palabra de Dios en varias ocasiones, y dentro de sí mismo se encuentran varias contradicciones.

Un artículo publicado por Zach Anderson nos da varios ejemplos de esas contradicciones:

http://ultrafree.org/articles/Book_of_Enoch_Examined.pdf

El clima-prediluviano – 1 Enoc 2:3 “He aquí el verano y el invierno, como toda la tierra está llena de agua, y nubes y el rocío y la lluvia se encuentran sobre ella.

Enoc fue abuelo de Noé y la Biblia nos dice que antes del diluvio no llovía sobre la tierra, sino que un vapor cubría la faz de la tierra (Génesis 2:5-6).

Oración a los ángeles – Enoc 9:1-3 habla de hombres que ruegan a los ángeles (Miguel, Uriel, Rafael, y Gabriel), pidiéndoles “llevar nuestra causa ante el Altísimo” casi de la misma manera que los Católicos rezan a los santos, como María.

En lugar de reprenderlos por solicitarle a alguien que no sea Dios, ellos  pasan la oración a Dios como mediadores en versos 4-11. Véase Col. 2:18 y Ap. 22: 8-9. Los ángeles divinos reprenden tal idolatría y falsa adoración.

Errores cronológicos – Además, no podemos ignorar el hecho de que 1 Enoc 60: 1 menciona “el año quinientos (500), en el séptimo mes, a los catorce días del mes en la vida de Enoc. Los “días de Enoc, como cualquier estudiante de la Biblia sabe, ascendieron a sólo 365 años. “Y todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años” (Gen 5:23).

Curiosamente, en 2 Enoc 1: 1, el autor paradójicamente afirma haber “completado de todos los años de mi vida trescientos sesenta y cinco años. “Sin embargo, en el mismo verso, comete el grave error de afirmar que su hijo Matusalén nació cuando él era de 165 de edad: “cuando se terminó  mi año 165, yo engendré a mi hijo Mathusal.” De alguna manera, se añadieron 100 años a la cifra correcta de 65 años: “Y vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén” (Gen 5:21).

El ángel mediador – 1 Enoc 40: 9 nos dice que un ángel llamado Fanuel “se sitúa sobre el arrepentimiento a la esperanza de los que heredan la vida eterna. “Afortunadamente, el verdadero cristiano sabe que “hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús; que se dio a sí mismo en rescate por todos, para ser testimonio a su debido tiempo ” (1 Tim 2: 5-6). Vease Hechos 4:12.

DIOS REVELA COSAS SECRETAS

Existen otras contradicciones que podríamos citar, pero estas sirven como pruebas de que el libro de Enoc no es inspirado por Dios, y que debemos evitar los errores doctrinales que surgen de él.

Pero si esto es así, ¿por qué Judas cita este libro en su epístola?

En primer lugar, Judas no nos dice que está citando el libro de Enoc. Esta es una suposición que tomanos ya que el texto del libro de Enoc es casi idéntica a la cita de Judas 1:14.

Pero creemos que así como Dios le reveló a Moisés los acontecimientos del Génesis, comenzando con la creación, pudo también revelarle a Judas la profecía de Enoc. Pablo citó unas palabras de Cristo que no están registradas en los evangelios. En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir (Hechos 20:35).

En la profecía que Judas ha citado se anuncia la segunda venida de Cristo cuando venga en gloria junto a millares de ángeles y de los santos redimidos. Es asombroso saber que ya en el libro de Génesis, antes del diluvio que destruyó la humanidad de ese tiempo, Dios le estaba mostrando a Enoc el día que Cristo volverá para traer juicio a las naciones y reinar sobre la tierra.

En Apocalipsis 19:11-21 Dios le reveló al apóstol Juan cómo será el momento cuando nuestro Señor Jesucristo venga en las nubes para pelear la batalla de Armagedón. En ese día nuestro Señor Jesucristo va a pelear contra la Bestia, conocido también como el Anticristo, y todos sus ejércitos.

El comentario de Matthew Henry nota la frecuencia de la palabra “impío” en el versículo 15. “ Para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.”

Después de que el Anticristo y los ejércitos de las naciones sean derrotados, el Señor va a traer su justicia a la tierra y establecerá su trono en Jerusalén en por mil años.

El mensaje que Judas está dando es una advertencia para todo aquel que se rebela contra Dios y cae en el error de enseñar otro evangelio. Las consecuencias de tal rebelión será tener que enfrentar la ira del Cordero en su venida.

 

DANIEL 12 (Segunda Parte)

 

Dan-seal

5 Y yo Daniel miré, y he aquí otros dos que estaban en pie, el uno a este lado del río, y el otro al otro lado del río. 6 Y dijo uno al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río: ¿Cuándo será el fin de estas maravillas?

7 Y oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su diestra y su siniestra al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas. Daniel 12:5-7

Ángeles inquieren sobre el tiempo del fin

Aparte del ángel (el varón vestido de lino) que había estado hablando con Daniel, él nota la presencia de dos ángeles más que estaban escuchando la conferencia que el varón vestido de lino le daba al profeta, y de repente, uno de ellos hace una pregunta.

Me parece interesante el hecho de que fuera uno de estos ángeles que le preguntara al varón vestido de lino, cuánto durará el período de la gran tribulación. Pero 1 Pedro 1:12 nos dice que los ángeles se interesan en conocer los planes de Dios para la salvación de la humanidad.

“A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.” ‭‭1 Pedro‬ ‭1:12‬ ‭

Duración de la gran tribulación

angels by the river (15)

La respuesta a la pregunta del versículo 7 es similar a la que da un ángel en Apocalipsis 10:5-7.

El ángel respondió con una expresión bastante extraña. “Tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo,” es una expresión que se utiliza para referirse a los tres años y medio de la gran tribulación (Ap. 12:14). Un tiempo equivale a un año, tiempos equivale a dos años, y la mitad de un tiempo es igual a seis meses.

Pero además del período de tiempo de la gran tribulación, el varón hace mención “de la dispersión del pueblo santo” como una indicación del cumplimiento de la profecía.

Esto quiere decir que en ese tiempo de tres años y medio, los judíos serán quebrantados en su poderío militar y político y sufrirán a causa de la persecución de la Bestia contra ellos. Cuando eso ocurra, entonces se cumplirán todas las cosas que se han profetizado para Israel y las demás naciones.

“Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas?” ‭Daniel‬ ‭12:8‭

Aunque Daniel comprendía el aspecto principal de la profecía que estaba recibiendo, él no podía entender el misterio del “tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo. Por lo tanto, él deseaba un explicación en cuanto a cómo se iba a cumplir todo lo que había escuchado.

Palabras cerradas y selladas

“Él respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin. Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán.” Daniel‬ ‭12:9-10‬

El imperativo “anda” no es un mandato para el profeta, sino una palabra de ánimo que lo insta a seguir adelante. El ángel le está diciendo a Daniel que aunque no entienda lo que había escuchado, debía perseverar en el camino del Señor, pues Dios había “cerrado” y “sellado” las palabras de esa profecía.

Pero aunque el Señor había guardado esas palabras en su secreto, se le concedió a Daniel más revelación en cuanto al tiempo futuro. En el plan de salvación de nuestro Dios, ya Él sabe cuántos serán salvos y cuantos seguirán siendo impíos, pero a nosotros solo se nos puede revelar que muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados.

El ángel le dijo que ninguno de los impíos entenderá. 1 Corintios 2:14 confirma esta verdad cuando dice que el hombre natural no puede entender las cosas espirituales porque se han discernir espiritualmente. Pero el que es entendido, que tiene al Espíritu, podrá comprender el mensaje de la profecía y el tiempo en que estamos viviendo.

Los días añadidos

“Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días. Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días. ‭‭Daniel‬ ‭12:11-12‬

Como dije antes, la expresión “tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo” es dada en la profecía para referirse al período de la gran tribulación que ocurrirá en la segunda parte de los siete años del reinado del anticristo.

En otras partes de las Escrituras, este período se menciona como “42 meses” o “1260” días. Los meses son de 30 días cada uno, según el patrón del calendario bíblico.

Así que, 1260 días equivalen a tres años y medio. Sin embargo, en Daniel 12:11 se nos habla de dos cifras diferentes. Primero se menciona 1290 días, y después 1335 días.

  • 1260 = 3 1/2 = 42 meses
  • 1290 = 3 1/2 + 30 días
  • 1335 = 31/2 + 30 + 45

Vemos, pues,  que al periodo de tres años y medio se le añaden un total de 75 días más. Pero estos no son 75 días más de tribulación; en ninguna parte de la Escritura se da a entender eso.

El Señor decidió guardar como un misterio el propósito de estos días extra, pero que entenderemos cuando veamos el cumplimiento de ellos. De todas maneras, algunos especulan qué ocurrirá en los 30 días y luego en los 45 días.

En Apocalipsis 19 encontramos la derrota de la Bestia y sus ejércitos, y en el capítulo 20 se nos anuncia el reino de mil años de Cristo. Algunos comentaristas creen que estos 75 días mencionados en Daniel 12:11-12, serán necesarios para efectuar la transición del reino del anticristo al reino milenario de Cristo.

Después de la batalla de Armagedón y los juicios de Dios que se mencionan en el libro de Apocalipsis, el mundo quedará prácticamente arruinado. El tiempo de la gran tribulación va a ser tan devastador, que el ángel declara que es bienaventurado el que logre llegar hasta los 1335 días.

Por lo tanto, será necesario un tiempo de limpieza y reedificación para que el Señor Jesucristo y su iglesia reinen sobre las naciones. De todas formas, estas son solo especulaciones y solo Dios sabe que ocurrirá en ese tiempo.

Victoria para Daniel

“Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.” Daniel‬ ‭12:13‬ ‭

!Qué maravilloso era para Daniel escuchar estas palabras¡ El ángel le anuncia al profeta que él iba a perseverar hasta el fin, y que un día se iba a levantar para recibir su recompensa. Creo que esto se refiere a la resurrección y el galardón que recibirá Daniel ante el tribunal de Cristo.

No todos podemos recibir tal revelación, pero podemos pedirle al Señor que nos dé la gracia necesaria para perseverar hasta el fin.

 

JOEL CAPÍTULO 3

image
El libro de Joel fue escrito en un tiempo en que Israel había caído en corrupción y decadencia espiritual. Esa fue una época de prosperidad y riqueza material, y simultáneamente, una época de pobreza y miseria espiritual.
 
Al igual que muchos de nosotros, los israelitas se apartaron de los caminos de Dios cuando tuvieron abundancia. Sin embargo, en medio de esa crisis espiritual, el Señor levantó al profeta Joel para predicar un mensaje de corrección y esperanza a su pueblo.
 
No sabemos cuándo vivió Joel exactamente, ni tenemos suficientes detalles sobre él y su familia. Sin embargo, la mayoría de los estudiosos creen que debió haber vivido a principios del siglo VIII a. C.
 
También se cree que profetizó durante los días del rey Uzías (792-740 a.C.) ya que no menciona a Asiria, Babilonia o Persia en sus profecías. Desde los años 783 a 745 a. C., Asiria estuvo en decadencia, y Babilonia y Persia aún no habían avanzado a la vanguardia de la historia.
 
Esto significa que el profeta Joel vivió durante la edad de oro de 52 años del reinado de Uzías. Su tiempo fue de gran expansión en todos los aspectos: militar, administrativo, comercial y económicamente, fue un período de desarrollo y solidificación. Solo el tiempo de Salomón superaba ese tiempo de paz y prosperidad (ref. Bible.org).
 

Desolación por el pecado

¿Por qué la riqueza material y la prosperidad son peligrosas? Si no tenemos cuidado cuando prosperamos, podríamos caer en formalismo religioso. Podríamos perder nuestra fe y dependencia de Dios. Esto le ocurrió a Israel en el tiempo de Joel, por lo que Dios tuvo que enviar juicio debido a su corrupción.
 
Durante esa crisis espiritual, Dios usó a Joel para traer la nación al arrepentimiento y anunciar los juicios futuros de Dios contra los enemigos de Israel. En Joel 2:12, Dios en su misericordia, insta a su pueblo a volverse a Él. Después de exhortar a su pueblo, el Señor les dio una promesa maravillosa que cuando se cumpliera iba a cambiar para siempre la relación y comunión de los adoradores con su Dios.
 

Joel 2:12-18

12 Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. 13 Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. 14 ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para Jehová vuestro Dios? 15 Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea. 16 Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que maman, salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia. 17 Entre la entrada y el altar lloren los sacerdotes ministros de Jehová, y digan: Perdona, oh Jehová, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad, para que las naciones se enseñoreen de ella. ¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios? 18 Y Jehová, solícito por su tierra, perdonará a su pueblo.

Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones (Joel 2:28). 

El cumplimiento de Joel 2:28 aconteció el día de Pentecostés en Hechos capítulo 2. 

Promesa de restauración

En Joel 3:1 Jehová da a conocer algo de suma importancia para su pueblo. Les anuncia que vendría un tiempo en que Él haría volver la cautividad de Judá y Jerusalén.

Ahora bien, todos aquellos que escuchaban esta profecía podrían preguntarse, a qué cautividad se estaba refiriendo el Señor. Asiria había llevado cautiva las diez tribus del reino del norte de Israel alrededor del año 721 A.C. Pero esta profecía se refiere al reino del sur en Judá el cual aun no conocía lo que era cautiverio. En el tiempo de Joel aun Jerusalén no había sido sitiada, ni se habían llevado a cabo las deportaciones babilónicas.

Años más tarde, Nabucodonosor hizo tres deportaciones de los judíos, y la historia nos dice que después de esas tres deportaciones, el Señor los hizo volver a su tierra después de setenta años de cautiverio. Pero aun después de ese retorno, no se cumplieron las demás promesas de esta profecía de Joel 3.

Para entender de qué cautividad se está hablando debemos notar las palabras claves en el versículo 1 : “aquellos días” y “aquel tiempo.” El Señor le da al profeta estos vocablos que no especifican en qué fecha del calendario han de ocurrir estas cosas.

PalestinePostHeadline
Titular: Nace el estado de Israel

Los judíos volvieron a poseer la tierra después de la cautividad babilónica, pero nuevamente fueron esparcidos después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 D.C. Los judíos estuvieron sin patria donde morar por casi dos mil años. Pero en Mayo 14 del año 1948 D.C.  Israel fue reconocida como nación por las Naciones Unidas, y los judíos volvieron una vez más a su tierra.

Hasta el día hoy, el Señor aun está haciendo que los judíos regresen a su tierra, y esa obra durará hasta los días de la gran tribulación.

En esta profecía el Señor nos está anunciando lo que Él hará en el tiempo del fin, en el día de Jehová. Dios va a reunir a las naciones en un valle de Israel para juzgarlas por el daño que le han hecho a su pueblo través de los años. No todas las naciones han esparcido a Israel de su territorio, pero muchas naciones cooperaron con aquellos que lo esparcieron.

El Valle de Josafat

No hay un lugar en el mapa de Israel llamado “valle de Josafat.” Es posible que Dios pone de ejemplo la victoria que le dio a Josafat en 2 Crónicas 20:20-25, para ilustrar la derrota que le espera a los enemigos de Israel (Geneve Study Bible). También, puede tener un significado simbólico ya que Josafat significa “Jehová juzga.” (Clarke).

En el versículo 9 Dios insta a que se proclame guerra en las naciones ; guerra que las naciones levantarán contra Él. Esta es una invitación a los ejércitos del mundo para ser juzgados en la batalla del Señor. Apocalipsis 16:16-17; Salmo 2. Las naciones pelearán contra el Cordero, pero el Cordero los vencerá.

El versículo 10 nos habla de la carrera armamentista que los gobiernos del mundo van a implementar para ir a la batalla contra el pueblo de Dios. Isaías profetizó que vendrá un tiempo en que las naciones convertirán las armas de guerra en herramientas de trabajo común, pero antes de que eso ocurra lo opuesto va a suceder. Se tomarán herramientas de trabajo como materia prima para las armas que se usarán en la última batalla.

En el versículo 13 se utilizan figuras simbólicas que también aparecen en Apocalipsis. La hoz y la mies – la hoz representa el juicio de Dios, mientras que la mies que está madura habla de las naciones que habían llegado al colmo en sus pecados. Así como Dios espero a que el pecado llegará a su límite en la tierra de Canaán antes de expulsarlas de delante de Israel, así hará también con las naciones en los tiempos del fin Apocalipsis 14:14-20.

Multitudes en el valle de la decisión. Muchos interpretan este pasaje como una escritura evangélica. Creen que se refiere a la decisión del hombre en cuanto a la salvación. Sin embargo, el contexto de este pasaje indica que ese es el valle de la decisión de Dios de juzgar a los pueblos.

El profeta continua advirtiéndoles cuan cerca está ese día. Debemos notar que a través de todas las Escrituras aparecen declaraciones de la inminencia del día de Jehová, pero han pasado miles de años y aun no vemos el cumplimiento de esas profecías.

Pero esta continua anunciación no puede referirse específicamente al tiempo; porque ya desde el génesis encontramos que Enoc anunció la inminencia del día del Señor. “Que está cercano”, podríamos decir, es una declaración desde el punto de vista de Dios; para quien un día es como mil años, y mil años como un día.

Después de la destrucción de los enemigos de Israel, el Señor establecerá su reino y habrá prosperidad para su pueblo.

Joel 3:17-18

Y conoceréis que yo soy Jehová vuestro Dios, que habito en Sion, mi santo monte; y Jerusalén será santa, y extraños no pasarán más por ella. Sucederá en aquel tiempo, que los montes destilarán mosto, y los collados fluirán leche, y por todos los arroyos de Judá correrán aguas; y saldrá una fuente de la casa de Jehová, y regará el valle de Sitim.

“Saldrá una fuente de la casa de Jehová…” ¡Qué palabras tan maravillosas! En Ezequiel 47 Dios le reveló a su siervo el templo del reino futuro. En ese capítulo Ezequiel vio que aguas salían de debajo del umbral de la casa (el templo) hacia el oriente. Ese río fluye de la presencia de Dios, y dice la palabra de Dios que dará vida a las aguas del mar muerto, por lo cual habrán en el muchos peces. ¡Gloria a Dios!