CIUDADANOS DE UN REINO INCONMOVIBLE

Image by ykaiavu from Pixabay

Aunque estamos en el mundo, no somos de este mundo. En Filipenses 3:28-29 dice: “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.”

Todo el que ha nacido de nuevo se convierte en ciudadano del reino de los cielos. Un ciudadano es aquel que vive bajo las leyes y constitución de una nación; quien disfruta de ciertos privilegios conferidos por el estado. Pues como ciudadanos del reino de Dios, nuestras leyes y constitución son las Sagradas Escrituras. Ellas nos mandan a no temer, sino a confiar en el Señor.

Al ser parte de este reino inconmovible, el creyente no debe pensar como los demás. Su reacción ante las crisis de esta vida debe ser de una actitud de fe. Como ciudadanos del reino de Dios tenemos derechos o beneficios que el diablo no nos puede robar. Estos derechos son conocidos como preciosas y grandisimas promesas (2 Pedro 1:4).

Uno de los beneficios de nuestra ciudadanía celestial, es el cuerpo de gloria que nos dará Cristo cuando venga a levantar su iglesia. 1 Corintios 15:50-53 No podemos imaginarnos la grandeza de nuestra herencia. ¿Qué significa tener un cuerpo semejante al de Cristo? ¡Aleluya!

Hebreos 12 habla de como Dios castigó a aquellos que rechazaron su gracia en el antiguo pacto. En aquel tiempo el Señor estremeció la tierra a causa de la desobediencia. El texto continúa: Y esta frase, Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia. Hebreos 12:27-28

La crisis actual ha paralizado el mundo. Las economías de las naciones están siendo estremecidas. Pero aunque los reinos del mundo se estremescan en su impotencia, la iglesia del Señor Jesucristo ha recibido un reino inconmovible que no tendrá fin.

Por lo tanto, ¿cómo debes enfrentar la pestilencia que aterroriza al mundo? Si eres lavado con la sangre de Cristo, simplemente sirve al Señor con toda reverencia, siendo agradecido, y no olvides tu ciudadanía celestial.

EL CRISTIANO Y LAS FINANZAS

Lucas 12:42 Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa, para que a tiempo les dé su ración? 43 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. 44 En verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes.

La palabra mayordomía viene de la palabra griega oikonomia que quiere decir “gobierno o administración de casa.” Es de esta palabra que obtenemos el término economía. Por lo tanto, un mayordomo es un administrador. En los tiempos bíblicos, el mayordomo estaba encargado de administrar los bienes de un señor o amo.

El mayordomo más famoso en la Biblia es José, el hijo de Jacob. Podemos ver cuán buen administrador fue en la casa de Potifar. Mientras estuvo allí, Potifar le confió todos los bienes y responsabilidades de su casa para que estuvieran bajo su cuidado. La Biblia enseña que el secreto de José era la gracia de Dios sobre su vida.

Antes el mayordomo estaba encargado de administrar todos los bienes, a los siervos que mandaba, entre otras cosas. Pero hoy nos enfocaremos en la administración del dinero que Dios nos da.

EL PRESUPUESTO

Cuando de dinero se trata, debemos tener un sistema que nos ayude a administrarlo debidamente. El plan debe ser evitar malgastos y poder prosperar en la vida. La herramienta más indicada para esto es el presupuesto.

Un presupuesto es un estimado detallado de las ganancias y los gastos que se esperan en un periodo futuro. Por ejemplo, hacemos un presupuesto para el mes de Julio, basado en los gastos corrientes de cada mes. Luego añadimos la cantidad que esperamos recibir como entradas de un empleo, negocio, etc.

Si los gastos son más que las entradas, entonces tenemos un déficit. Pero si las entradas son más grandes entonces tenemos un sobrante en el balance. Es decir terminamos el mes con una ganancia. A final de año debemos calcular los balances de cada mes para saber cuánto perdimos o ganamos en el año.

El propósito del presupuesto es ver en qué estamos gastando el dinero, y con esa información, cómo tomar mejores decisiones financieras.

Salmo 112:5 El hombre de bien tiene misericordia, y presta; Gobierna sus asuntos con juicio.

Vemos en esta escritura que como siervos de Dios, debemos gobernar, (o sea dirigir nuestros asuntos) con discreción. Un presupuesto nos ayuda a determinar qué decisiones debemos tomar en nuestras finanzas.

Cuando empezamos a trabajar en un presupuesto, lo primero que debemos considerar es cuantas categorías o puntos detallados vamos a necesitar. Luego de haber establecido un número exacto de categorías, debemos tener presente que Dios va primero en todo. Por lo tanto, la primera categoría debe ser el diezmo y ofrenda; luego organizamos las demás como mejor nos parezca. Sí estamos organizados y disciplinados en el área de nuestras finanzas será más fácil evitar derroches o salir de deudas.

EL CRISTIANO Y LAS DEUDAS

Aunque la Biblia dice que no debamos nada a nadie, sino amarnos unos a otros(Ro. 13:8), no debemos deducir de esto que el estar en deuda es pecado. Ya leímos el salmo 112:5 que dice que el hombre de bien presta. Si el préstamo o deuda fuera pecado, el Señor no nos apoyaría en hacer pecar a otros.

Lo que la Biblia nos enseña es que como siervos de Dios debemos asegurarnos de pagar a quiénes le debamos. Sal. 37:21 El impío toma prestado, y no paga; Mas el justo tiene misericordia, y da.

También la palabra del Señor nos enseña que el que debe es siervo del que presta. Aunque no sea pecado endeudarse, Dios desea que actuemos sabiamente en este asunto. Pro. 22:7 El rico se enseñorea de los pobres, Y el que toma prestado es siervo del que presta.

EVITE LAS FIANZAS

Si queremos ser buenos mayordomos de los bienes que el Señor nos ha dado, es necesario que escuchemos el consejo de Dios para no cometer errores que nos roben la bendición y la paz de nuestra mente.
Pr. 17:18 El hombre falto de entendimiento presta fianzas, Y sale por fiador en presencia de su amigo.

Según el comentario John Gill, al salir por fiador en presencia del amigo, él está inconscientemente haciéndole más descuidado y despreocupado en pagar la deuda.

Proverbios 6:1 Hijo mío, si salieres fiador por tu amigo, Si has empeñado tu palabra a un extraño, 2 Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios. 3 Haz esto ahora, hijo mío, y líbrate, Ya que has caído en la mano de tu prójimo; Ve, humíllate, y asegúrate de tu amigo. 4 No des sueño a tus ojos, Ni a tus párpados adormecimiento; 5 Escápate como gacela de la mano del cazador, Y como ave de la mano del que arma lazos.

Proverbios 20:16 Quítale su ropa al que salió por fiador del extraño,
Y toma prenda del que sale fiador por los extraños.

I suppose the meaning to be, If a stranger or unknown person become surety in a case, greater caution should be used, and such security taken from this stranger as would prevent him from running away from his engagements.

El comentario Adam Clarke dice: Supongo que el significado sea, si un extraño o persona desconocida se hace por fiador en un caso, mayor precaución debe ser tomada, y tal seguridad tomada de este extraño que le prevenga de escaparse de sus compromisos.

En el comentario Pulpit dice: Si un hombre es tan débil e insensato para ser garante de cualquiera, y no es capaz de hacer el pago prometido, dejadle perder su prenda de vestir de la cual el acreedor se ha de apoderar; su imprudencia debe traer su propio castigo.

Proverbios 27:13 Quítale su ropa al que salió fiador por el extraño;
Y al que fía a la extraña, tómale prenda.

Proverbios 22:26 No seas de aquellos que se comprometen, Ni de los que salen por fiadores de deudas.

CÓMO MANEJAR EL CRÉDITO

Cuando buscamos crédito de una institución financiera estamos tratando de aplicar para obtener un préstamo o tarjeta de crédito. El origen etimológico de la palabra crédito nos remonta al latín creditum, que significa “cosa confiada”. Por lo tanto, la noción de crédito aparece vinculada con tener confianza.

Lea todo en: Definición de crédito – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/credito/#ixzz4AlRWBool

Muchas personas no saben que conlleva el recibir un préstamo o tarjeta de crédito y una vez que se han envuelto no saben cómo salir del lío en que se han metido. Una de las razones principales por la que muchos no saben manejar el crédito es la falta de conocimiento de la tasa de porcentaje anual, conocida en inglés como el APR (annual percentage rate).

La tasa de porcentaje anual es el precio que usted paga por tomar dinero prestado. Pero no nos dejemos engañar por el término “anual” porque la realidad es que el interés de un préstamo financiero es calculado con interés compuesto que se va acumulando diariamente.

EL INTERÉS Y LA USURA

Éxodo 22:25 Cuando prestares dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portarás con él como logrero, ni le impondrás usura.

Deuteronomio 23:20 Del extraño podrás exigir interés, mas de tu hermano no lo exigirás, para que te bendiga Jehová tu Dios en toda obra de tus manos en la tierra adonde vas para tomar posesión de ella.

Mateo 25:27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

Proverbios 28:8 El que aumenta sus riquezas con usura y crecido interés,
Para aquel que se compadece de los pobres las aumenta.

LA IMPORTANCIA DEL AHORRO Y LA INVERSIÓN

Proverbios 6:6-8 Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio; La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor, Prepara en el verano su comida, Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.

Proverbios 30:25 Las hormigas, pueblo no fuerte, Y en el verano preparan su comida;

Proverbios 21:5 Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; Mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza.
.
Proverbios 21:20 Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; Mas el hombre insensato todo lo disipa.

Proverbios 13:11 Las riquezas de vanidad disminuirán; Pero el que recoge con mano laboriosa las aumenta.

RENOVANDO NUESTRA MENTE 2

Mateo 15:19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.

En este versículo de la Biblia, el Señor Jesucristo revela el origen del mal en los seres humanos. Del corazón no regenerado proceden los pecados que contaminan al hombre. En este texto, el corazón no se refiere al órgano que bombea sangre al cuerpo. En cambio, se refiere al hombre interior, el alma humana. Esa es la fuente de malos deseos y malos pensamientos en los seres humanos.

Cuando alguien nace de nuevo, Dios regenera el espíritu y le da a esa persona la mente de Cristo. Pero para mantener esta nueva naturaleza, el seguidor de Cristo necesita renovar el entendimiento con su Sagrada Escritura. Sólo entonces el individuo podrá amar a Dios con todo su ser.

Mateo 22:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

Cuando se trata del amor, la gente suele pensar que solo amamos con en el corazón o el alma. Muchos libros, poemas y novelas conectan el amor con estas partes de nuestro ser. Pero rara vez se piensa en amar con la mente. Jesús dice que Dios quiere que lo amemos también con toda nuestra mente. Lo que significa que Él debe ocupar el primer lugar en nuestros pensamientos. Cristo está tan interesado en esto que él busca esta virtud en nuestro vidas.

Apocalipsis 2:23 Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras.

En su palabra de juicio a la iglesia de Tiatira, el Señor hace una declaración reveladora. Dios escudriña, estudia o analiza la mente y el ser interior de sus hijos. Quizas algunos se pregunten, si Dios es Omnisciente, ¿por qué necesita examinar a las personas? Después de todo, Él lo sabe todo.

Esta expresión demuestra que Dios siempre está atento a lo que pensamos. De hecho, Él no solo juzgará la obra de cada persona, sino tambien los pensamientos e intenciones del corazón.

Efesios 4:17 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente,

Después de la experiencia del nuevo nacimiento, el creyente no debe pensar como antes, con una mente vanidosa. Vanidad viene de la palabra griega mataiotēs, que significa inutilidad; figurativamente transitoriedad; depravación moral.

Esa es la condición de la mente pecaminosa, llena de pensamientos inútiles y depravados. Pero el que ha nacido de nuevo tiene un nuevo entendimiento y deja de lado el viejo hombre.

Efesios 4:22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,

La naturaleza pecaminosa debe ser puesta a un lado, ya que le es imposible agradar a Dios por la corrupción del pecado.

Efesios 4:23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente

Una vez más, se enfatiza la necesidad de renovar la mente. Si el creyente se descuida de esta labor caerá en los deseos engañosos del viejo hombre. Pero cuando renueva el espíritu de tu mente, es decir, en todas las facultades y poder de su entendimiento, entonces puede vestirse del nuevo.

Efesios 4:24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

En los salvados, el nuevo hombre fue creado cuando nacimos de nuevo. Pero es nuestra responsabilidad mantenernos vestidos con él a traves de la renovación espiritual.

En los cristianos, Dios creó al nuevo hombre cuando entregamos nuestras vidas a Cristo.. Es por eso que 2 Corintios 5:17 dice: “Si alguno está en Cristo, nueva criatura es”. Sin embargo, es nuestra responsabilidad mantenernos vestidos de esta nueva naturaleza a través de la renovación espiritual.

Colosenses 3:9-10 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno…

El que ha nacido de nuevo no puede mentir porque la palabra de Dios llene su mente y corazón. El Señor reveló esta verdad en Hebreos 10:16, diciendo: Él escribiría Sus leyes en la mente de Sus hijos.

También el nuevo hombre debe ser renovado. Tenga en cuenta que esta renovación proviene del conocimiento, pero no de ciencia humana, sino de Dios. Solo el Espíritu y la Palabra de Dios pueden alimentar el intelecto espiritual y llevarnos a un conocimiento profundo de Él.

Lo que indica que nuestro intelecto espiritual debe crecer de día en día en la Palabra. En Oseas 4:6 Jehová el Señor nos dice que su pueblo pereció porque le faltó conocimiento. No debemos estar estancados mentalmente, sino aprendiendo más y más los caminos de Dios. De esta manera siempre tendremos una mente renovada.

En Oseas 4: 6, el Señor Dios dice que su pueblo pereció por falta de conocimiento. No debemos estancarnos mentalmente, sino aprender más y más los caminos de Dios. De esta forma, siempre tendremos una mente renovada.