GUARDA LA PALABRA DE DIOS

Si no guardamos la Palabra de Dios, el mensaje que contiene, su vida y su poder no tienen ningún efecto en nuestras vidas. Para que su palabra funcione, se requiere obediencia. Pero si guardamos la Palabra, es decir, hacemos la voluntad de Dios y seguimos sus mandamientos, entonces veremos los beneficios que ofrece.

2 Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia…

El apóstol Pablo, quien escribió esta carta, entendió por revelación del Espíritu Santo que todas las escrituras que habían recibido en el Antiguo Testamento estaban inspiradas por Dios. El término inspirado significa que estaba bajo la influencia del Espíritu Santo que los profetas, los Apóstoles y otros hombres de Dios escribieron la Biblia. Sabemos que los escritores del Nuevo Testamento recibieron esa misma inspiración.

Es debido a la inspiración de Dios que la Biblia tiene un poder que ningún otro libro puede obtener. Otros libros sobre cualquier tipo de tema pueden enseñarnos muchas cosas. Podemos aprender de la ciencia, la historia, las matemáticas, etc., y estos temas son útiles para la vida cotidiana aquí en la tierra.

Pero las Escrituras son útiles para instruirnos en verdades espirituales. Estas nos llevan a la salvación de nuestras almas. 2 Tim. 3:16 dice que la Escritura es útil para enseñar, pero no cualquier enseñanza, sino una enseñanza que tiene que ver con nuestra relación con Dios.

El texto también dice que las Escrituras son útiles para redargüir, y ¿qué significa este verbo redargüir? Significa que amonesta nuestros corazones. Corregir o reprender, en cambio, es un término que significa la autoafirmación en nuestras creencias donde al mismo tiempo nos sirven para corregir los pequeños detalles y errores de nuestra personalidad; ya sea en nuestra forma de actuar, pensar, etc. Aunque aparece raramente en la Biblia, el término simboliza una forma de autocritica y autoaprendizaje. Cuando la Palabra nos reprende, nos ayuda a autocorregirnos a nosotros mismos.

Reprender significa corregir o exhortar de manera estricta. Cuando leemos y estudiamos la Biblia con humildad y un corazón sincero, podemos percibir la corrección de Dios.

Es por esto que necesitamos escudriñar continuamente la Biblia. Porque cuando somos ministrados por la Palabra del Señor, nos corregimos con la ayuda del Espíritu Santo. Su mensaje sensibiliza nuestra conciencia y recibimos poder para guardar la Palabra

Para ver el estudio bíblico completo, considere hacer clic en el enlace de YouTube.