Judas 1:6-7

Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día… (Judas 1:6).

Introducción: Relación entre Judas 1:6 y Génesis 6:1-2.

Un gran número de maestros exegetas de la palabra de Dios ven una relación entre Judas 1:6 y Génesis 6:1-4 donde se relata la unión matrimonial de dos grupos que resultó en grande maldad y depravación en los días de Noé; muchos creen que ‘los hijos de Dios’ mencionados allí se refiere a ángeles que dejaron al Señor para unirse en matrimonio con mujeres, las ‘hijas de los hombres.’

Pero otros están totalmente desacuerdo con la noción de que Génesis 6:2 pueda referirse a ángeles caídos, y sostienen un interpretación más lógica para este texto.

Antes de analizar Judas 1:6, considero importante conocer los diferentes puntos de vista acerca de Génesis 6.

Robert L. Deffinbaugh de Bible.org escribe lo siguiente acerca de Génesis 6:1-8:

“La interpretación de los versículos 1-8 dependen de la definición que le demos a tres expresiones claves, ‘los hijos de Dios’ (vv. 2, 4), ‘las hijas de los hombres’ (vv. 2, 4), y los ‘gigantes’ o ‘Nefilim’ (v. 4).

Existen tres puntos de vista principales en la interpretación de una frase clave en el texto. ¿Quiénes son los hijos de Dios?

  1. La unión de los cainitas impíos con los setitas justos

Este punto de vista dice que los hijos de Dios son los descendientes justos del linaje de Set. Las ‘hijas de los hombres’ son las hijas de la línea impiadosa de Caín. Los Nefilim son los hombres impíos y violentos quienes son el resultado de esa unión perversa.

Mientras que esta interpretación tiene la peculiaridad encomiable de explicar el pasaje sin crear ningún problema doctrinal o teológico, lo que ofrece en voces de ortodoxia, lo hace a expensas de prácticas exegéticas aceptables.

En primer lugar, esta interpretación no provee definiciones que surgen desde el pasaje, o que aún se adapte bien al texto. En ninguna parte son los setitas llamados ‘hijos de Dios.’

El contraste entre la línea piadosa de Set y la línea impiadosa de Caín puede ser sobre enfatizado. No estoy del todo seguro de que la línea de Set, en su totalidad, fuera piadosa.

También, ‘las hijas de los hombres’ no pueden ser restringidas a sólo las ‘hijas de Caín.’

Es díficil concluir que los ‘hombres’ aquí no son hombres en general o la raza humana.

2. La interpretación de los déspotas

Reconociendo las deficiencias del primer punto de vista, algunos eruditos han buscado definir la expresión ‘los hijos de Dios’ al compararla con las lenguas del Medio Oriente antiguo. Es interesante aprender que algunos gobernantes eran identificados como el hijo de un dios en particular.

En el Antiguo Testamento, la palabra hebrea para Dios, Elohim, es usada para hombres en posiciones de autoridad:

Esta interpretación, al igual que el punto de vista de los ángeles caídos, tiene sus raíces en la antigüedad. De acuerdo a esta propuesta los ´hijos de Dios´ son nobles, aristócratas, y reyes.

En el contexto de Génesis 4 y 5 encontramos alguna evidencia la cual podría ser interpretada como apoyo del punto de vista déspota. Caín sí estableció una ciudad, con el nombre de su hijo Enoc (versículo 4:17). Las dinastías se establecerían más fácilmente en un entorno urbano.

Así, también, sabemos que Lamec tuvo dos esposas. Aunque esto está lejos de un harén, podría ser visto como un paso en esa dirección. Además, este punto de vista define ‘las hijas de los hombres’ como mujeres, y no sólo a las hijas de la línea cainita.

A pesar de estos factores, esta interpretación probablemente nunca habría sido considerada de no haber sido por los “problemas” que se dice son creados por el punto de vista de los ángeles caídos.

Mientras que los reyes paganos fueron referidos como hijos de una deidad extranjera, ningún rey israelita fue designado como tal. Es cierto que, los nobles y los que tienen autoridad en ocasiones fueron llamados ‘dioses’, pero no los “hijos de Dios.” Esta definición hace caso omiso de la definición precisa dada por los propias Escrituras.

3. La interpretación de los ángeles caídos

De acuerdo a este punto de vista, los ‘hijos de Dios’ de los versículos 2 y 4 son ángeles caídos, quienes han tomado la forma de criaturas humanas masculinas. Estos ángeles se casaron con mujeres de la raza humana (cainitas o setitas) y la descendencia resultante fueron los Nefilim.

Los Nefilim fueron gigantes con superioridad física y por lo tanto se establecieron como hombres de renombre por su destreza física y su poder militar. Esta raza de criaturas semi humanas fue borrada por el diluvio, junto al resto de la humanidad, quienes eran pecadores por su propia cuenta.

Mi presuposición básica al tratar nuestro texto es que debemos dejar que la Biblia defina sus propios términos. Si definiciones bíblicas no son encontradas, entonces debemos mirar al idioma y cultura de la gente contemporánea.

Pero la Biblia sí define el término ‘hijos de Dios’ para nosotros.

Job 1:6 Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás.

Job 2:1 Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová.

Job 38:7 Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?

Los eruditos que rechazan esta interpretación reconocen el hecho de que el término preciso es claramente definido en las Escrituras. La razón para rechazar la interpretación de los ángeles caídos es que tal postura, se dice, está en violación de la razón y las Escrituras.

El pasaje principal el cual se dice es problemático para esta interpretación se encuentra en Mateo 22:29-30 donde Jesús dice: Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo.

De este texto se nos dice que Jesús dijo que los ángeles son asexuales, ¿pero es esto verdad? Jesús comparó a los hombres en el cielo con los ángeles del cielo. Ni los hombres ni los ángeles se dice que son sin sexo en el cielo, pero se nos dice que en el cielo no habrá matrimonio.

Cuando encontramos ángeles descritos en el libro de Génesis, está claro que ellos pueden asumir forma similar a la humana, y que su género es masculino. El escritor de Hebreos menciona que los ángeles pueden ser hospedados sin el hombre saberlo (Hebreos 13:2). Los hombres homosexuales de Sodoma eran muy capaces de juzgar sexualidad. Ellos sintieron atracción por los ángeles ‘masculinos’ que vinieron a destruir la ciudad (Génesis 19:1, 5).”

Dejaremos el comentario del pastor Bob Deffinbaugh hasta aquí.

Cada uno de los puntos de vista que se han mencionado tiene sus partes débiles en la interpretación bíblica. Pero aunque la interpretación de los ángeles caídos es la más popular, es también la más controversial porque aunque los ángeles tienen el poder de aparecer en forma humana en la tierra, estas criaturas poseen un cuerpo muy diferente al cuerpo humano.

Sí es cierto que los ángeles que visitaron a Abraham comieron del banquete que él y Sarah prepararon para ellos, lo cual es una función fisiológica humana; pero no creo que porque tuvieran apariencia de hombres esos cuerpos tuvieran en ellos espermatozoides que podían unirse al ovulo de una mujer.

Con respecto a las preguntas que surgen de esta escritura, debemos descansar en lo que nos dice la palabra en Deuteronomio 29:29: Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.

Veamos, pues, se rebelaron los ángeles mencionados en la epístola de Judas, y cuáles fueron las consecuencias.

I. Apostasía entre los ángeles

A. No guardaron su dignidad

En Judas 1:6 dice que estos ángeles no guardaron su ‘dignidad’. En el griego la palabra utilizada es archē, la cual tiene varias definiciones. La Concordancia Strong la define de esta manera: un inicio, o el jefe (hormigón) (en diversas aplicaciones de orden, tiempo, lugar o rango): – comienzo, esquina, primero (raíces), magistrado, poder, principado, principio, regla.

O sea, que el texto nos habla de ángeles que no guardaron el primer lugar de autoridad o posición espiritual que tenían delante de Dios.

B. Abandonaron su morada

Esos ángeles no sólo dejaron su dignidad, sino que también dice la palabra abandonaron su morada. Quizás esto se refiere al lugar en el que habitaban en el cielo, pero la palabra morada puede referirse también a sus cuerpos angelicales.

El apóstol Pablo nos dice en 1 Corintios 15:44 que hay cuerpo animal, y cuerpo espiritual, refiriéndose al cuerpo que recibiremos en la resurrección. A ese cuerpo espiritual él lo llama edificio, tabernáculo, morada, y casa.

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. 2 Corintios 5:1

Es importante saber que los ángeles de Dios no son espíritus sin cuerpos, sino que poseen cuerpos espirituales con grandes poderes concedidos por Dios.

II. En prisiones eternas
A. Miles de años sin luz
La consecuencia de la rebelión fue el caer en las prisiones más horrendas que puedan haber en el universo. Creo que es difícil imaginar cuán tenebroso es el lugar en que se encuentran esas criaturas rebeldes. Sobre todo, es difícil imaginar cómo se han sentido habitando en oscuridad total por miles de años.

2 Pedro 2:4 da más detalles acerca de esto: “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio…”

B. Cadenas eternas

El texto griego dice que ellos están en cadenas eternas. El hecho de que están atados indica que están restringidos a permanecer en el lugar que Dios los ha puesto. Apocalipsis 9:14-15 nos habla de cuatro ángeles que están atados en el río Éufrates, preparados para ser desatados en los días de la gran tribulación como un juicio de Dios sobre la humanidad rebelde. También vemos que Satanás será atado por mil años durante el reinado de Cristo en la tierra.
Apocalipsis 20:1-4

III. Guardados para el juicio
A. En espera

A pesar de que esos ángeles están en un lugar horripilante en completa oscuridad, ese no es el castigo final de ellos. Recordemos que 2 Pedro 2:4 nos dice que simplemente están allí esperando ser juzgados en el juicio final. Algo interesante es que la Biblia dice que nosotros vamos a juzgar  los ángeles (1 Corintios 6:3).

B. Fuego eterno

En Mateo 25:41 nuestro Señor Jesús nos revela que hay un lugar de fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Pero es lamentable que aunque ese lugar fue preparado para ellos, allí irán también todos los que rechazan al Señor Jesucristo y su sacrificio en la cruz.

No olvidemos que el propósito de Judas en esta escritura es recordarnos los peligros de no guardar nuestra fe, y en este texto nos ha mostrado las consecuencias de la apostasía en la esfera angelical.

IV. Semejanza entre Sodoma y los ángeles caídos

Judas 1:7 como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.

A. Pecaron de la misma manera

Al leer este versículo observamos que Judas compara el pecado que cometieron los ángeles con el de Sodoma y Gomorra. Notemos que él dice “de la misma manera que aquellos”, dando a conocer la similitud entre el pecado cometido por ambos grupos.

B. Vicios contra naturaleza

Los ángeles caídos mencionados en el libro de Judas tienen la peculiaridad de haber cometido un pecado contra su naturaleza espiritual. De la misma manera, los habitantes de Sodoma, Gomorra, y las ciudades vecinas, cometieron vicios contra naturaleza.

Romanos 1:24-27 nos enseña que ese vicio contra naturaleza ha sido un resultado de la rebeldía del hombre contra Dios. Esta es la razón por la cual tenemos hombres y mujeres confundidos en su sexualidad, no sabiendo de qué género son y fornicando con personas del mismo sexo.

Sin embargo, a pesar de que muchos creen que esta es su naturaleza, y que no hay para ellos forma de cambiar, el poder del evangelio de Jesucristo los puede salvar y transformar para vivir de acuerdo al orden natural establecido por Dios.

C. Puestas por ejemplo

Acerca de Sodoma y Gomorra, el comentario de John Gill dice: “Siendo destruidas por fuego del cielo, y sus ciudades convertidas en un lago sulfuroso, que continúa hasta nuestros días, como un monumento de la venganza de Dios, y un ejemplo para todos aquellos que cometen los mismos pecados, y que pueden contar con el mismo castigo equitativo.”

Estas palabras suenan muy severas, especialmente en este tiempo cuando a lo malo se le llama bueno, y a lo bueno se le llama malo. Pero recordemos que el evangelio significa “buenas noticias.” La buena noticia es que hay un camino de salvación que nos libra de la condenación eterna, y ese camino es Jesús de Nazaret.

No hay porque vivir en confusión y esclavitud del pecado, porque Cristo tiene el poder para liberar al cautivo. Juan 8:32y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Y luego en el versículo 36 dice: Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

JUDAS 1:3-5


Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. Judas 1:3

Continuamos hoy con nuestro estudio del libro de Judas y en este versículo descubrimos que él planeaba escribir una carta con otro tema en mente, pero vio que era necesario escribirles a los hermanos acerca de la defensa de la fe. Quiero tomar en cuenta la razón que Judas da para escribir su carta. Él vio una necesidad en la iglesia y siguió la dirección del Espíritu. Necesitamos aprender a ser hombres y mujeres dirigidos por el Espíritu Santo para ser instrumentos de bendición para el pueblo de Dios.

Judas exhorta a los creyentes a contender ardientemente. El verbo contender viene del griego epagonizomai que también se puede traducir como luchar seriamente. En otras palabras, es necesario que peleemos encarecidamente por preservar la fe que nos fue dada, el evangelio de salvación. Si no tomamos esta actitud militante en defensa de nuestra fe, el enemigo va a destruir la obra que Dios ha hecho en nosotros.

No debemos confundir esta pelea o contienda con hacer violencia o lanzar insultos contra aquellos que se oponen al evangelio. Mas bien, tomamos una actitud militante usando las armas espirituales que Dios nos hado como dice en Efesios 6:11-18. También en 2 Corintios 10:4 se nos dice que las armas de nuestra milicia no son carnales. Si queremos contender por la fe que hemos recibido, debemos hacerlo haciendo guerra espiritual como manda la palabra de Dios.

Acerca de la fe que hemos recibido, el comentario James Fausset Brown dice: “La fe nos fue dada de una vez por todas. Lo que quiere decir que no hay otra fe o revelación que la pueda superar. Este es un argumento fuerte para resistir a los herejes innovadores.”

Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo. Judas 1:4

Aunque algunos habían entrado encubiertamente a la iglesia,  creo que el Espíritu le había mostrado a Judas el problema que estaba oculto a la iglesia.

Desde este versículo en adelante, él comienza a describir el carácter de los apóstatas, así como sus falsas enseñanzas.

Una de las cosas que hacen los apóstatas es que convierten en libertinaje la gracia de Dios. Libertinaje viene del griego aselgeia que también se puede traducir como “disolución” o “lascivia.” Cuando permitimos que el evangelio se convierta en una doctrina que le da rienda suelta a los deseos de la carne, hemos caído en apostasía.

Al oponerse a la sana doctrina de la palabra, estos hombres estaban en efecto negando al Señor. No es que ellos negaran que Dios era real, sino que con sus acciones contradecían la palabra de Dios, y de esta forma lo hacían un mentiroso. ¡Que Dios nos guarde de caer en semejante error!

Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyo a los que no creyeron. Judas 1:5

Desde este versículo en adelante, Judas comienza a dar ejemplos de varios casos de apostasía y rebelión contra Dios en el Antiguo Testamento. El primer caso que presenta es el del pueblo de Israel.

Dios salvó a los hebreos de la esclavitud en que se encontraban y los sacó de esa nación con grandes prodigios y milagros. Sin embargo, hubieron muchos que no recibieron esa libertad con un corazón puro, sino que hubo maldad, incredulidad, y rebeldía contra Jehová Dios. Ese corazón malo agradecido y lleno de incredulidad los llevó a la destrucción.

bExo3219Dore_MosesBreakingTheTablesOfTheLaw

En 1 Corintios 10:1-12 el apóstol Pablo amonesta a la iglesia a no caer en el mismo error del pueblo de Israel en el desierto.

Lo primero que Pablo quiere que los creyentes reconozcan es que todos los que salieron de Egipto disfrutaron las bendiciones que Dios derramaba sobre ellos igualmente.

Pero a pesar de que todos caminaron bajo la nube, y todos pasaron por el mar; y todos fueron bautizados en la nube y en el mar; y aunque todos comieron el mismo alimento espiritual, y bebieron de la misma agua espiritual; lamentablemente, muchos no pudieron entrar a la tierra prometida, y murieron en el desierto.

En el 1 Corintios 1:6 Pablo dice que los acontecimientos que le vinieron a Israel en el desierto fueron de ejemplo para nosotros; para que no cometamos los errores que ellos cometieron.

Algunos de los pecados que Israel cometió en el desierto fueron la codicia de cosas malas, el pecado de idolatría, el pecado de fornicación, el tentar al Señor, y la murmuración contra Dios. Los pecados que cometieron contra Dios y las consecuencias que les vinieron, fueron escritas como ejemplo para nosotros, como una amonestación para que nos cuidemos de no apartarnos del camino de la fe.

En Hebreos 4 el Espíritu Santo nos revela que el pueblo de Israel no pudo entrar en el reposo de Dios a causa de su incredulidad.

Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron. Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo: Por tanto, juré en mi ira, no entrarán en mi reposo; aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo. Hebreos 4:2-3

Cuando pensamos en rebeldía o rebelión usualmente pensamos en gente que se levanta para llevar la contraria a los líderes. Siempre pensamos en personas como Coré y sus seguidores, que por rebelarse contra Jehová y Moisés, Dios hizo que la tierra se los tragase vivos (Números 16:27-32).

Pero segun esta escritura de Hebreos 4, cualquiera de nosotros puede caer bajo la ira de Dios, solo con guardar incredulidad en nuestros corazones. Cuando dudamos de la palabra de Dios y tratamos de ganarnos su favor con nuestras obras, entonces entramos en apostasía.

 

LA EPÍSTOLA DE JUDAS

Mientras más nos acercamos al cumplimiento del retorno de Cristo por su iglesia, se hace más necesario que atendamos al consejo de Dios para su pueblo en esta generación.

Una de las advertencias que nos dejó nuestro Señor Jesucristo fue que no nos dejáramos engañar (Mateo 24:4-5). Lo que quiere decir que este es el peligro principal para la iglesia de los últimos días. Es por esto que considero muy importante un estudio profundo de la Epístola de Judas, la cual trata casi exclusivamente con el tema de la apostasía.

Esta entrada es solo una introducción a la carta, una definición de la apostasía, y un comentario de los dos primeros versículos.

¿Qué es la apostasía?

Según la Concordancia Strong esta palabra viene del griego y se puede traducir como “deserción” o “abandono de la fe”. En otras palabras, apostasía es dejar a un lado la fe en la sana doctrina del evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

En la iglesia de Tesalonica se propagó una enseñanza que decía que ya Cristo había regresado a la tierra, lo cual produjo perturbación y ansiedad entre los hermanos. Pablo les escribió una segunda carta donde les enseñó algo importante en cuanto a este tema. En 2 Tesalonicenses 2:3 dice: “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición…” No debemos ignorar que en la iglesia se ha manifestado la apostasía en muchos creyentes desde el tiempo de los apóstoles, pero esta profecía da entender que antes de la venida del Señor, la apostasía será algo rampante entre los creyentes.

También en 1 Timoteo 4:1 se nos da una advertencia: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios…” Esta advertencia viene directamente del Espíritu Santo, por lo que no podemos tomar esto a la ligera sino pedir a Dios que nos guarde de todo engaño.

Hallo interesante el hecho de que hay personas predicando y enseñando bajo la ifluencia de espíritus engañadores, y también que hay gente escuchando enseñanzas demoniacas. Lo que quiero decir es que el engaño de muchos falsos maestros no viene simplemente de la mente humana, sino que Satanás está envuelto en este asunto. Es por esto que necesitamos el discernimiento espiritual para no ser engañados.

2 Timoteo 4:3 “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,”

Hay otra amenaza de la que debemos estar alerta y es el peligro de perder la admiración o veneración por el evangelio de Cristo. Me refiero a que muchos cristianos, después de varios años estudiando la palabra de Dios, deseán buscar profundidades bíblicas con el deseo de escuchar algo diferente e “interesante.” De hecho, este tipo de cristiano menosprecia la sencillez del mensaje evangelistico y se hace insensible al poder de la palabra de Dios.

Cuando Pablo dice que “no sufrirán la sana doctrina”, está diciendo que no van a tolerarla o soportarla, sino que debido a la comezón de oír cosas nuevas, esta gente va a buscar maestros que tengan los mismos deseos carnales que ellos tienen.

Hay quienes preguntan que si Dios existe porque hay tantas sectas y religiones en el mundo, ignorando que es precisamente por eso que Satanás ha propagado tanta falsedad, con el fin de confundir al ser humano.

Pero ya de antemano la palabra de Dios nos advierte de los falsos profetas y maestros para que no nos dejemos engañar. 2 Pedro 2:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

La Identidad del Autor

En mi investigación de la identidad de este Judas, encontré que hay una gran parte de los eruditos bíblicos que lo identifican como uno de los doce apóstoles, mientras que otros dicen que este era uno de los hermanos de Jesús. Así que ha habido un debate antiguo en cuanto a la identidad de este autor. Pero de algo estamos seguros, este Judas no debe ser confundido con Judas Iscariote, el que traicionó al Señor.

Los que toman la posición de que este fue uno de los doce apóstoles se basan en Mateo 10:3 y Marcos 3:18. Pero los que creen que este era uno de los hermanos de Jesus se basan en Mateo 13:55. Creo que cada persona debe de estudiar estos puntos y llegar a una conclusión personal.

Judas 1:1-2

1 Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo: 2 Misericordia y paz y amor os sean multiplicados.

Este libro es una epístola, o sea, una carta que está dirigida hacia los “llamados, santificados y guardados.” Es decir que todo aquel que sabe que ha nacido de nuevo es un destinatario de esta carta. Dios nos llamó, y después nos santificó o separó para sí.

Pero además de habernos llamado y separado, Dios nos guardó en Jesucristo. Él es nuestro refugio, nuestro castillo. Estas palabras nos dan la seguridad de que el enemigo no podrá tocar nuestras almas, porque estamos escondidos en la presencia de Dios.

Colosenses 3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

Vivimos en tiempo de terror, persecución y muerte en el mundo y son muchos los cristianos que padecen y mueren. Pero la historia de los mártires de la iglesia nos enseña que nada podrá destruir el evangelio. Podemos vivir sin temor sabiendo que no importando lo que le ocurra a nuestros cuerpos, nuestras almas tendrán vida eterna en Cristo Jesús.

Mateo 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.