El Temor y el Miedo

jesus-walks-on-water

Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo. Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! (San Mateo 14:25-27).

Hay muchos tipos de temores en la vida, pero algo que todos tienen en comun es que se manifiestan cuando se percibe que un peligro o amenaza viene contra nosotros. Esto quiere decir que el temor tiene una función positiva en el ser humano. El temor sirve de alarma para ayudarnos a preservar  y cuidar nuestras vidas.

Ahora bien, cuando esta emoción se sale del proposito por el cual Dios la creó, podemos caer en una atadura espiritual que nos impide disfrutar la vida y no nos deja avanzar hacia la voluntad de Dios para nosotros.

El temor es aceptable solo cuando cumple la función para la cual fue creado. Esta emoción debe simplemente advertirnos del mal que amenaza nuestras vidas. Por ejemplo, cuando vemos que se acerca una tormenta como el Huracán Sandy (que fue devastador en el área metropolitana de New York y New Jersey), es normal que sintamos una preocupacion y temor por nuestra seguridad y la de nuestros seres queridos. Esta alarma emocional nos permite tomar las precauciones necesarias para protegernos de cualquier adversidad o adversario.

Sin embargo, el temor que nos prohibe la Biblia es totalmente diferente. El Señor no quiere que sus hijos sean dominados por el miedo cuando el enemigo los amenaze con sus mentiras. El temor satanico no esta basado en la realidad, sino en las mentiras con las que Satanás engaña a muchos siervos de Dios.

El vivir todo el tiempo bajo temor es una esclavitud. No es un sentimiento agradable y nos roba la oportunidad de disfrutar del gozo del Señor. No hay nadie que pueda gozarse y reír cuando está bajo temor.

A veces el temor que sentimos es infundado. No existe un verdadero peligro o adversidad contra nuestras vidas. Este sentimiento puede surgir de lo que nuestra imaginación crea en la mente. Muchos de nosotros pensamos que estamos presenciando la aparición de un fantasma o cualquier fenómeno sobrenatural, cuando la realidad es que nuestros ojos están viendo una alucinación. Esto nos ocurre más en la obscuridad.

Ejemplo; caminamos por una calle obscura y a la distancia vemos una figura blanca moviendose y parece que nos hace señas de ir hacia ella. Después de ver esto, nos entra un temor y pánico tan terrible que decidimos tomar otro camino. Al otro día, cuando pasamos por ese lugar, descubrimos que esa figura no era más que una simple sábana tendida.

Los discípulos vivieron algo similar, pero en el caso de ellos, podemos entender su reacción pues lo que ellos vieron fue un milagro realmente impresionante. Jesús había enviado a los discípulos en la barca a cruzar a la otra ribera mientras él despedía a la multitud. Después subió al monte a orar y cuando llego la noche estaba allí solo. Mientras Jesús oraba, los discípulos luchaban con las olas que golpeaban la barca porque el viento les era contrario. Entonces a la cuarta vigilia de la noche (o sea, entre las tres y las seis de la mañana), Jesús vino a ellos caminando sobre el mar.

Los discípulos pensaban que veían un fantasma y gritaban a causa del miedo. Vemos por esta reacción de ellos de que la creencia en los fantasmas existe por miles de años. Cuando buscamos el significado de esta palabra en el griego tenemos esta definición: φάντασμα ‘phantasma‘, 1) una apariencia, 2) una aparición, espectro.

Aunque en la cultura de estos judíos, así como en las de otras naciones habian y hay quienes creen en la aparición de los muertos, la Biblia es clara en cuanto a esto. Dios prohibe el espiritismo tajantemente, y sabemos por la palabra que los que mueren no pueden volver a este mundo.

Pero la palabra fantasma, en este contexto, no solo se puede aplicar para referirse a la aparición de un difunto, sino simplemente, la aparición de un espíritu.

Si Jesús no se llega a identificar y sigue caminando de largo, no hay nadie en esta tierra que hubiese convencido a estos hombres de que no era un fantasma lo que habían visto. El miedo puede ser la causa de que a veces veamos las cosas lejos de la realidad.

El Señor calmo la ansiedad de sus corazones con sus palabras. Les dijo: “Tened ánimo, yo soy.”

Esto significa que el miedo te roba las fuerzas, te puede paralizar. Cuando Jesús les dijo “yo soy”, hizo algo más que identificarse a ellos. YO SOY es el nombre con el cual Dios se le reveló a Moisés (Éxodo 4). Ese nombre declara algo muy importante acerca de la naturaleza divina; Dios es el único ser que subsiste por sí mismo. No necesita de nadie pues todo procede de Él.

Cuando seamos invadidos por el miedo, no olvidemos que tenemos al YO SOY de nuestro lado. Él nos guardara de todo

 

2 comentarios sobre “El Temor y el Miedo

  1. God bless brother Gerson so what do you do when u find yourself being overpowered by fear? You pray and it still consumes you.

    1. God bless you my brother, I believe when that happens chains must be broken. I suggest you get help from spiritual believers to pray with you in this matter. Don’t give up on your faith. You can be free and enjoy your life in the mighty name of Jesus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s