JESUSCRISTO, EL LOGOS DE DIOS

Juan 1:1, 14; 1 Cor. 8:6; Col. 1:16-17 

En Juan 1:1 encontramos una de las escrituras mas profundas de la Biblia. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.” Notemos que el autor no nos dice a qué principio se refiere, sino que da por sentado el hecho de que el lector debe comprender de qué se está hablando.

Esta palabra, el principio, viene del griego arche que significa, 1) principio, origen; 2) la persona o cosa que comienza, la primera persona o cosa en una serie, el líder; 3) aquello por lo que cualquier cosa comienza a ser, el origen, la causa activa.

Vemos, pues, que esta palabra nos habla del comienzo del tiempo cuando tuvo origen el universo; el punto de partida donde se inician todas las cosas. Pero cuando hablamos del tiempo, también este concepto nos deja con mas preguntas sin respuestas, ya que hay una gran diferencia entre como Dios y el hombre perciben el tiempo.

De todos modos, lo importante es saber que desde el principio estaba el Verbo. La palabra Verbo proviene del griego Logos que significa “palabra”, pero que tiene varias aplicaciones. Esta se refiere al uso en el discurso o al hablar y también en conceptos de la mente.

Según el diccionario bíblico de Vine, esta palabra denota “la expresión del pensamiento.” Es decir que Cristo es la expresión del pensamiento o el corazón de Dios Padre.  Cuando una persona habla, en su voz se manifiesta lo que está en el interior, en su corazón.

Nuestro Señor Jesús dijo: “porque de la abundancia del corazón habla la boca” (Luc. 6:45). Cuando Dios creaba todas las cosas lo hacía a través del Verbo. “Y dijo Dios: sea la luz; y fue la luz” (Gen. 1:3). En esas palabras pronunciadas por Dios estaba Cristo. Por esto declara en Juan que sin él nada de lo que sido hecho, fue hecho.

 Jesucristo es el logos; la palabra del Dios viviente. Es por esto que en sus palabras hay poder. Él dijo: mis palabras son espíritu y son vida. Si queremos ser creyentes victoriosos debemos comprender que en la Palabra de Dios hay un poder sobrenatural terrible. Un poder que levanta al caído, que rompe las cadenas, que da vida a los muertos.

Hebreos capítulo 1:3 dice que Cristo, es el resplandor de la gloria de Dios, y la imagen de su substancia, “y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder…” Todo este vasto universo con sus leyes físicas y los misterios que hay en él subsiste por lo que Dios ha declarado. Si estamos de pie en este camino de tantas luchas y pruebas es porque Cristo, el Logos, nos sostiene por su palabra.

Por lo cual no hay que temer venga lo venga contra nosotros, porque así como Cristo venció la tentación diciéndole al enemigo “escrito está” (Mat.4:4), así también nosotros podemos vencer en la adversidad. Nuestro Señor Jesucristo ha dicho “el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Luc. 21:33).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s