Salmo 63


Dios, Dios mío eres tú;

De madrugada te buscaré; 
Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela,
En tierra seca y árida donde no hay aguas, 
Para ver tu poder y tu Gloria,
Así como te he mirado en el santuario.