DANIEL, UN HOMBRE DE ORACIÓN

Uno de los grandes ejemplos de hombres de oración lo encontramos en el profeta Daniel. Este hombre, siendo muy joven de edad fue llevado a Babilonia en la primera deportación del cautiverio babilónico por el rey Nabucodonosor.

En Babilonia Daniel se mantuvo fiel al Señor y siempre cuidaba su vida de oración. En esta ocasión no me voy a enfocar en las profecías que hay en el libro de Daniel, sino en los pasajes que nos hablan de las oraciones que este siervo levantó delante de Dios.

El capítulo 2 nos relata la historia del sueño olvidado por el rey Nabucodonosor.

1 En el segundo año del reinado de Nabucodonosor, tuvo Nabucodonosor sueños, y se perturbó su espíritu, y se le fue el sueño.

2 Hizo llamar el rey a magos, astrólogos, encantadores y caldeos, para que le explicasen sus sueños. Vinieron, pues, y se presentaron delante del rey.

3 Y el rey les dijo: He tenido un sueño, y mi espíritu se ha turbado por saber el sueño.

4 Entonces hablaron los caldeos al rey en lengua aramea: Rey, para siempre vive; di el sueño a tus siervos, y te mostraremos la interpretación.

5 Respondió el rey y dijo a los caldeos: El asunto lo olvidé; si no me mostráis el sueño y su interpretación, seréis hechos pedazos, y vuestras casas serán convertidas en muladares.

6 Y si me mostrareis el sueño y su interpretación, recibiréis de mí dones y favores y gran honra. Decidme, pues, el sueño y su interpretación.

7 Respondieron por segunda vez, y dijeron: Diga el rey el sueño a sus siervos, y le mostraremos la interpretación.

8 El rey respondió y dijo: Yo conozco ciertamente que vosotros ponéis dilaciones, porque veis que el asunto se me ha ido.

9 Si no me mostráis el sueño, una sola sentencia hay para vosotros. Ciertamente preparáis respuesta mentirosa y perversa que decir delante de mí, entre tanto que pasa el tiempo. Decidme, pues, el sueño, para que yo sepa que me podéis dar su interpretación.

10 Los caldeos respondieron delante del rey, y dijeron: No hay hombre sobre la tierra que pueda declarar el asunto del rey; además de esto, ningún rey, príncipe ni señor preguntó cosa semejante a ningún mago ni astrólogo ni caldeo.

11 Porque el asunto que el rey demanda es difícil, y no hay quien lo pueda declarar al rey, salvo los dioses cuya morada no es con la carne.

12 Por esto el rey con ira y con gran enojo mandó que matasen a todos los sabios de Babilonia.

Observemos que el rey no tuvo un sueño sino varios sueños. El rey tuvo sueños que a pesar de que no los podía recordar, él sintió en su espíritu que el mensaje que había para él era muy importante. Lamentablemente, como Nabucodonosor era un idolatra, él acudió a la magia y la astrología buscando una respuesta.

También hoy en día hay muchos que quieren recibir ayuda de Dios pero van detrás de los brujos y hechiceros en vez de venir a Jesucristo. Es más fácil contestar una pregunta acerca del futuro que responder a una pregunta acerca del pasado. Porque uno puede contestar una pregunta acerca del futuro de acuerdo a la imaginación y creatividad de la mente aunque no se cumpla lo que se ha profetizado. Pero el pasado, sino no es revelado por Dios, siempre va a eludirnos.

Dios hizo que el rey olvidara lo que había soñado para glorificarse a través de Daniel. De esta manera los magos, astrólogos, y encantadores no tendrían oportunidad de declarar una falsa interpretación de sus mentes.

Daniel y sus amigos no pertenecían a este grupo de magos, astrólogos, encantadores y caldeos. Pero el Señor permitió que Nabucodonosor en su frustración decretara que todos los sabios de Babilonia debían morir para de esta manera introducir a Daniel ante el rey.

Daniel no estaba enterado de lo que había ocurrido en la corte del rey. Cuando se anunció el edicto de matar a los sabios entonces él tuvo que preguntar porque razón se había hecho este decreto tan apresuradamente. Daniel pidió al rey que le diera tiempo para revelar el secreto al rey.

¿Por qué pidió tiempo? Quería tiempo para orar junto a sus amigos. Tenemos aquí un ejemplo del poder de la oración de común acuerdo. (Hechos 12:5-12).

Mateo 18:19 – “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.”

En el capítulo 2 y versículo 19 continua la historia y vemos que Dios le revelo el misterio a su siervo en visión en la noche. Esta palabra nos recuerda la promesa que encontramos en Jeremías 33:3 que dice: “Clama a mí, y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.”

Dios esta dispuesto a enseñarnos, pero nosotros no estamos dispuestos a aprender. Cuantas maravillas y secretos Dios quiere compartir con sus hijos. Sin embargo, estamos mas preocupados con las cosas de la tierra, lo cual nos impide tener la comunión íntima necesaria para poder percibir la voz de Dios en nuestros corazones.

3 pensamientos en “DANIEL, UN HOMBRE DE ORACIÓN

  1. Casi todas las profecías se han cumplido, sólo falta que se inicie la semana 70 que vio en visión Daniel, y que sea arrebatada la Iglesia para que surja el hijo de perdición y se cumpla el resto de las profecías para preparar el regreso de JESUCRISTO o YESHUA.

    Nuestra oración debe estar dirigida a aquellas personas que aun no conocen a Jesucristo para arrebatárselo a nuestro principal enemigo el diablo, y para que el Señor nos fortalezca para resistir y mantenernos sin manchas para cuando tengamos que recibirlo en los cielos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s