REFLEXIONES SOBRE LA ORACIÓN

A continuación expondré algunas citas de escritos de siervos y siervas de Dios que nos bendijeron en el pasado.

Cada vez que oramos nuestro horizonte es alterado, nuestra actitud hacia las cosas es alterada, no a veces, sino cada vez, y lo asombroso es que no oramos más. Oswald Chambers

Tengo tanto que hacer que paso varias en oración para poder hacerlo. John Wesley

La oración es la evidencia de que estoy espiritualmente concentrado en Dios. Oswald Chambers

Uno puede creer intelectualmente en la eficacia de la oración y nunca orar. Catherine Marshall

Miramos la oración como un medio para obtener cosas para nosotros; la idea bíblica de la oración es que podamos conocer a Dios mismo. Oswald Chambers

Ora frecuentemente, porque la oración es un escudo para el alma, un sacrificio para Dios, y un azote para Satanás. John Bunyan

Dios nunca nos da discernimiento para que podamos criticar, sino para que podamos interceder. Oswald Chambers

En la oración es mejor tener un corazón sin palabras que palabras sin un corazón. John Bunyan

SALMOS PARA ORAR

Estos salmos están clasificados en diferentes tipos de oraciones que el creyente puede estudiar y aprender para aplicarlos a su vida de oración (fuente de información: http://www.persevering.org/psa_pray.html).

ORACIONES DE ALABANZA

Sal. 30:1-2  Te glorificaré, oh Jehová, porque me has exaltado, Y no permitiste que mis enemigos se alegraran de mí. Jehová Dios mío, A ti clamé, y me sanaste.

Sal. 59:16-17  Pero yo cantaré de tu poder, Y alabaré de mañana tu misericordia; Porque has sido mi amparo Y refugio en el día de mi angustia. Fortaleza mía, a ti cantaré; Porque eres, oh Dios, mi refugio, el Dios de mi misericordia.

Sal. 40:5  Has aumentado, oh Jehová Dios mío, tus maravillas; Y tus pensamientos para con nosotros, No es posible contarlos ante ti. Si yo anunciare y hablare de ellos, No pueden ser enumerados.

Sal. 71:22-23  Asimismo yo te alabaré con instrumento de salterio, Oh Dios mío; tu verdad cantaré a ti en el arpa, Oh Santo de Israel. Mis labios se alegrarán cuando cante a ti, Y mi alma, la cual redimiste.

ORACIONES DE CONFESIÓN

Sal. 51:1-2  Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.  Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. 

Sal. 40:11-12  Jehová, no retengas de mí tus misericordias; Tu misericordia y tu verdad me guarden siempre. Porque me han rodeado males sin número; Me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista. Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla.

Sal. 130  1 De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo.     

2 Señor, oye mi voz; estén atentos tus oídos

    A la voz de mi súplica.      

3 JAH, si mirares a los pecados,

    ¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse?     

4 Pero en ti hay perdón,

    Para que seas reverenciado.      

Sal. 79:9  Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre; Y líbranos, y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre.

ORACIONES POR AYUDA Y PROTECCIÓN

Sal. 61:1-41 Oye, oh Dios, mi clamor;

    A mi oración atiende.     

2 Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare. 

    Llévame a la roca que es más alta que yo,    

3 Porque tú has sido mi refugio,

    Y torre fuerte delante del enemigo.     

4 Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre;

    Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas. Selah  

Sal. 86:1  Inclina, oh Jehová, tu oído, y escúchame, Porque estoy afligido y menesteroso.

Sal. 120:1-2  A Jehová clamé estando en angustia, Y él me respondió. Libra mi alma, oh Jehová, del labio mentiroso, Y de la lengua fraudulenta.

Sal. 31:1-51 En ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás;

    Líbrame en tu justicia.     

2 Inclina a mí tu oído, líbrame pronto;

    Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.      

3 Porque tú eres mi roca y mi castillo;

    Por tu nombre me guiarás y me encaminarás.     

4 Sácame de la red que han escondido para mí,

    Pues tú eres mi refugio.     

5 En tu mano encomiendo mi espíritu;

    Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad.

 

Sal. 55:1-8; 22

1 Escucha, oh Dios, mi oración,

    Y no te escondas de mi súplica.     

2 Está atento, y respóndeme;

    Clamo en mi oración, y me conmuevo,     

3 A causa de la voz del enemigo,

    Por la opresión del impío;

    Porque sobre mí echaron iniquidad,

    Y con furor me persiguen.      

4 Mi corazón está dolorido dentro de mí,

    Y terrores de muerte sobre mí han caído.      

5 Temor y temblor vinieron sobre mí,

    Y terror me ha cubierto.     

6 Y dije: !!Quién me diese alas como de paloma!

    Volaría yo, y descansaría.     

7 Ciertamente huiría lejos;

    Moraría en el desierto. Selah     

8 Me apresuraría a escapar

    Del viento borrascoso, de la tempestad. 

 

22 Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;

    No dejará para siempre caído al justo. 

 

Sal. 142

Con mi voz clamaré a Jehová;

    Con mi voz pediré a Jehová misericordia.    

 2 Delante de él expondré mi queja;

    Delante de él manifestaré mi angustia.    

 3 Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí, tú conociste mi senda.

    En el camino en que andaba, me escondieron lazo.    

 4 Mira a mi diestra y observa, pues no hay quien me quiera conocer;

    No tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida.    

 5 Clamé a ti, oh Jehová;

    Dije: Tú eres mi esperanza,

    Y mi porción en la tierra de los vivientes.    

 6 Escucha mi clamor, porque estoy muy afligido.

    Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo.    

 7 Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre;

    Me rodearán los justos,

    Porque tú me serás propicio.

 

Sal. 143

Suplica de liberación y dirección

1 Oh Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos;

    Respóndeme por tu verdad, por tu justicia.    

 2 Y no entres en juicio con tu siervo;

    Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano.    

 3 Porque ha perseguido el enemigo mi alma;

    Ha postrado en tierra mi vida;

    Me ha hecho habitar en tinieblas como los ya muertos.    

 4 Y mi espíritu se angustió dentro de mí;

    Está desolado mi corazón.    

 5 Me acordé de los días antiguos;

    Meditaba en todas tus obras;

    Reflexionaba en las obras de tus manos.    

 6 Extendí mis manos a ti,

    Mi alma a ti como la tierra sedienta. Selah    

 7 Respóndeme pronto, oh Jehová, porque desmaya mi espíritu;

    No escondas de mí tu rostro,

    No venga yo a ser semejante a los que descienden a la sepultura.    

 8 Hazme oír por la mañana tu misericordia,

    Porque en ti he confiado;

    Hazme saber el camino por donde ande,

    Porque a ti he elevado mi alma.    

 9 Líbrame de mis enemigos, oh Jehová;

    En ti me refugio.    

 10 Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios;

    Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.    

 11 Por tu nombre, oh Jehová, me vivificarás;

    Por tu justicia sacarás mi alma de angustia.    

 12 Y por tu misericordia disiparás a mis enemigos,

    Y destruirás a todos los adversarios de mi alma,

    Porque yo soy tu siervo.